El año titiritero cubano

Rubén Darío Salazar • La Habana, Cuba

¿Qué pasó en el teatro de títeres cubano en 2014? Pues mucho y bueno. Será imposible reseñar absolutamente todo desde esta columna.Esta crónica es apenas la mirada de quien escruta un año, consciente de que habrán irremediables ausencias; por lo que, con el ánimo de distinguir sucesos y  eventos acontecidos en un tiempo que se va, que ya se nos fue, me apresuro a dejar constancia de algunas de las acciones artísticas humanas, en ese libro efímero que suele ser la vida y el hecho teatral.

Imagen: La Jiribilla

En el oriente de la Isla, volvieron en enero los titiriteros del Guiñol de Guantánamo a insistir con la muestra Titereando en la ciudad. Organizado con más cariño que recursos, el encuentro amistoso no descuidó nada, talleres con profesores internacionales, sesiones teóricas, exposiciones, espectáculos y fiesta, por supuesto, o no estaríamos hablando de la tierra del río Guaso. Acciones como esta, diseminadas por varios puntos geográficos de la Isla, completan el entramado de ese crecimiento que deseamos para nuestra profesión.

Cada grupo de teatro de títeres nacional con liderazgo, ideas y fuerza moral ganada con su propia labor, debería estimular desde su área de trabajo  gestiones a favor de la promoción y dignificación del arte de los retablos.

Dos festividades cerradas marcaron el paso impetuoso de 2014, los 70 primaverales años del maestro René Fernández Santana, nuestro único Premio Nacional de Teatro titiritero, que conste que no por falta de otras biografías tan honorables como la de Fernández. Matanzas y su Teatro Papalote, se apresuraron a organizar el convite con reconocimientos, materiales audiovisuales, publicaciones, puestas en escena y regalos como al excelso director le gusta y se merece.Cuarenta años cumplió por su parte la cotorra Alegría, hija del querido Adalett Pérez Pupo, reconocida como diva de los niños de Cuba y buena parte del mundo ¿Quién puede explicar en qué consiste la gracia, lozanía, singularidad de esta muñeca, reina del espectáculo, cantante, bailarina, modelo, dueña de los más ilustres apellidos del retablo nacional? Nadie, la magia de los títeres no se explica.

Abril hizo nacer sus mejores flores para celebrar el XI Taller Internacional de Títeres de Matanzas (TITIM) y por primera vez en Cuba el Consejo Mundial de la UNIMA (Unión Internacional de la Marioneta). Reunir a todo el comité ejecutivo de esta añeja organización, junto a la presencia de más de 80 creadores de diversas naciones del planeta, se convirtió en un momento histórico del teatro de figuras nacional y regional, pues ambos eventos estuvieron dedicados a los retablos de Las Américas, lo que atrajo la presencia de compañíascubanas y de buena parte del continente, entre las que se destacan la perfomera canadienseMagali Chouinard, la norteamericana SandglasTheater, con el maestro Eric Bass a la cabeza, Pablo Cueto y su Tinglado, de México, Guachipilin, de Nicaragua, el premiado Teatro Kinimarí, de Venezuela, Títeres Elwaky, de Bolivia, los conjuntos brasileños XPTO y el mamulengueiro Chico Simoes,Gabriela, clavo y canela, de Argentina, Títeres Gira-sol, de Uruguay, por solo citar algunas, junto a reconocidos grupos europeos como Karromato, de la República Checa, MariaBaric, de Finlandia, StadfigurenTeater, de AlemaniaTíteres Etcétera (Premio Nacional de Teatro 2014) y Joan Baixas, de España. Talleres para profesionales y aficionados, eventos teóricos, publicaciones, exposiciones temáticas, exhibición de audiovisuales, conciertos, homenajes y hermanamientos de festivales, completaron una cita inolvidable.

Imagen: La Jiribilla
El irrepresentable paseo de Buster Keaton, Teatro de Las Estaciones
 

Hasta La Habana, Santa Clara y Sancti Spíritus se extendieron las raíces inquietas del TITIM. Para destacar, el curso impartido en el Museo y Teatro de Títeres El Arca, de La Habana, por la diseñadora y realizadora francesa Greta Bruggeman, del Grupo Arketal, miembro también del Comité ejecutivo de UNIMA internacional.

Dos notas tristísimas contrastarían con la pletórica alegría del año, las pérdidas físicas de sendas personalidades de la cultura cubana: el director artístico Roberto Fernández, perteneciente al desaparecido Teatro de Muñecos de La Habana y luego al Teatro Nacional de Guiñol y el diseñador escénico Jesús Ruíz, director de la Galería Raúl Oliva, ambos poseedores de una carrera profesional de excepción. Juntos, en varias ocasiones, crearon importantes títulos del repertorio de nuestro teatro de figuras.

Celebrado con títeres pasaron los 100 años del cuentero mayor Onelio Jorge Cardoso.En honor a su nombre y a su obra se estrenaron varios montajes.El cangrejo volador, por el frente infantil del Teatro D´Dos, Adonde van los ríos, versión de María Laura Germán sobre el cuento Los tres pichones, por Titirivida, de Pinar del Río y Dos por Onelio, con un elenco joven del prestigioso Guiñol de Santa Clara, guiado por el maestro Allán Alfonso.

Volvió una vez más la zona oriental a proponer actividades de intercambio y crecimiento. El Guiñol de Holguín convocó a la 5ta Fiesta del Títere, en el mes de mayo. Funciones en salas y espacios flexibles de la provincia se vieron colmadas con agrupaciones procedentes de varias zonas de nuestro territorio, todos con el afán de no dejar morir el ejemplo inolvidable de su tempranamente desaparecido director, el entrañable Miguelito Santiesteban. Títulos antológicos del grupo holguinero regresaron a las tablas junto a otros de estreno, los cuales calzaron un programa que incluyó diálogos teóricos y una atractiva exposición del diseñador Karen Maldonado.

En elestío celebraron sus primeros 15 años el grupo Retablos, de Cienfuegos, junto al Teatro Tuyo, de Las Tunas.Veinte años cumplió Teatro de Las Estaciones, de Matanzas y Los cuenteros, de Artemisa, 45 años de activa vida artística y con asegurada continuidad.

En el verano fue declarada la actriz Xiomara Palacio, una de nuestras titiriteras más reconocidas, como la ganadora del Premio Internacional Mariona Masgrau 2014, galardón que entrega anualmente el Festival Internacional de Títeres de Bilbao, España, en su celebración de otoño. El trofeo reconoce a destacadas personalidades femeninas del teatro de figuras.

Una atractiva noticia inundó la prensa cubana, nuevamente la Compañía Thang Long, de títeres acuáticos de Viet-Nam, se presentaba en La Habana con un espectáculo de excepción, aplaudido en buena parte del mundo por rescatarescénicamente las costumbres y tradiciones de ese hermano país asiático .

El Teatro Nacional de Guiñol reunió en su histórica sede, bajo el nombre de Wemilere Titiritero, una muestra de obras pertenecientes a varias compañías del país y contentivas de influencias africanas: Teatro Papalote, de Matanzas, el Guiñol de Holguín, Polichinela, de Ciego de Ávila, Adalet Pérez, de La Habana y el propio colectivo anfitrión.

 

El viene y va por festivales allende los mares, de agrupaciones como el Teatro Nacional de Guiñol, Teatro Papalote, Teatro de Las Estaciones y Teatro La Proa, entre otras, llevó nuestro mensaje teatral a países como España, Perú, México, Bolivia y Uruguay.

Imagen: La Jiribilla
Canción de un barrio barroco, Teatro de Las Estaciones
 

El Festival Nacional de Teatro de Camagüey no fue ajeno al ímpetu del títere cubano en 2014. Una amplia lista de espectáculos de diferentes provincias iluminaron la sección titulada Pálpito y realidad: Gris, Teatro Tuyo, Las Tunas. El gato con botas, Teatro Guiñol de Camagüey. El gato simple, Guiñol Rabindranath Tagore, Villa Clara. Los pintores, Teatro Escambray, Villa Clara. Alicia en busca del conejo blanco, Teatro de Las Estaciones y Se durmió en los laureles, Teatro Papalote, ambos de Matanzas. Aventuras en Pueblo Chiflado, Los Cuenteros, Artemisa. Burundanga, proyecto colaborativo liderado por Teatro de Las Estaciones, La Habana-Matanzas. La muchachita del mar, Teatro de Títeres Retablo, Cienfuegos; y Ay, Margarita, Teatro Andante, Granma. Súmesele a esa esperada cita en la ciudad de los tinajones, la entrega de la Placa Avellaneda, con la presencia de Julián González (Ministro de Cultura) y Gisela González (Presidenta del Consejo Nacional de las Artes Escénicas), a varias personalidades del mundo teatral y titiritero: Fidel Galbán (Director del Guiñol de Remedios, Santa Clara), que también recibió la Distinción Espejo de paciencia; Ernesto Parra (Director de Teatro Tuyo, Las Tunas), Juan González Fiffe (Director de Teatro Andante, Granma); Ulises Rodríguez Febles (Investigador de la Casa de la Memoria Escénica, Matanzas) y Silvia Avilés Antela (Actriz de Guiñol de Camagüey).

El Centro Cubano de la UNIMA (Unión Internacional de la Marioneta) tuvosu foro interactivo una vez más en Camagüey. El panel tuvo una dinámica in crescendo que incluyó un breve recuento del Consejo Mundial de la UNIMA celebrado en Matanzas, del 19 al 27 de abril, durante el XI Taller  Internacional de Títeres y la presentación del catálogo UNIMA-Cuba, que surgió como muestrario del trabajo de esta manifestación en el país. Le siguióuna mesa de opinión con  cuatro directores escénicos del  género en Cuba, René Fernández (Teatro Papalote, Matanzas), Rubén Darío Salazar (Teatro de Las Estaciones, Matanzas), Ernesto Parra (Teatro Tuyo, Las Tunas) y Christian Medina (Títeres Retablos, Cienfuegos). En la conclusión del foro, la realizadora del CNAE Alina Morante Lima, presentó el documental Tras el retablo, realizado en el presente año a la actriz Xiomara Palacio,una de las principales voces de nuestro teatro para niños y de títeres.

Como lo han hecho Guantánamo, Holguín y Las Tunas, reitero mi apoyo a la idea de que encuentros como estos, conforman una activa promoción y posibilitan un mayor desarrollo del géneroen todo el territorio nacional.

Las jornadas Títeres al centro, volvieron a convocarse en Ciego de Ávila, esta vez dedicada a los 50 años del grupo Polichinela, que dirige el joven Yosvani Abril. Conjuntos de diversas provincias se sumaron a conferencias, intercambios y a la celebración de la noche titiritera más larga, hecho que desean incluir en el libro de récords Guinnes del mundo.

Como lo han hecho Guantánamo, Holguín y Las Tunas, reitero mi apoyo a la idea de que encuentros como estos,conforman una activa promoción yposibilitan un mayor desarrollo del géneroen todo el territorio nacional.

Coronando el cierre del año regresó la Segunda edición de la Bacanal de Títeres para Adultos; esta vez con una mayor presencia de compañías internacionales y nacionales, talleres para profesionales y estudiantes, noches de cabarets y estrenos de varias compañías cubanas (Shangó de Ima, Teatro Océano; Macbeth, Teatro PapaloteEl irrepresentable paseo de Buster Keaton, Teatro de Las Estaciones y Petición de mano, Teatro Polichinela. En la clausura se le entregó el Premio PopulBaco al colombiano Ernesto Aronna, por su espectáculo Muñecos al borde de un ataque de enredos, realizado con la dificilísima técnica del títere de hilos.

Imagen: La Jiribilla

El Concurso Nacional de Diseño Escénico Rubén Vigón de la UNEAC, con carácter bienal, fue arrasado por el teatro de figuras, mediante la concesión del galardón en esta categoría al maestro Zenén Calero por la imagen concebida para Cuento de amor en un barrio barroco, del matancero Teatro de Las Estaciones, más la entrega de un premio especial a Christian Medina, del Teatro Retablos, de Cienfuegos, por el espectáculo La muchachita del mar. Ambos montajes obtuvieron también el Premio Villanueva de la crítica teatral a las mejores puestas en escena del año, junto a otras producciones de teatro para niños, adultos, danza y venidas del extranjero.

Mantener cada año la profesión titiritera saludable y con el impulso necesario a nivel técnico y artístico no es cosa del hado divino, sino de nosotros mismos, del apoyo y comprensión de nuestras máximas autoridades en medio de tiempos cada vez más anémicos económicamente.

Si me preguntaran cómo fue el año 2014 para los títeres cubanos afirmaríaque fuealentador. No soy triunfalista, me apoyo para este criterio en la constatación de hechos decisivos que sucedieron en nuestro quehacer titiritero.Acciones cuyos resultados no serán inmediatos, pero tampoco tan remotos. Creo en los esfuerzos generales que enriquecen el oficio yapoyan esas cimas creativas que permiten lograr una sólida plataforma para la ansiada dignificación del títere.Es ese el escenario imprescindible para proyectar un futuro que mira al pasado, develando los tesoros y secretos de un linaje inspirador, que precisa a toda costa de un presente inteligente, alimentado con la mejor simiente que pueda existir en el pecho  de un titiritero.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato