Tras los pasos de Villa Manuela

Lesbia Vent Dumois • La Habana, Cuba

Resulta difícil realizar una evaluación objetiva del trabajo realizado por la Galería Villa Manuela en el año que concluye, si compartes con su colectivo  la responsabilidad de dirección, pero trataremos sobre todo de exponer nuestros propósitos y aspiraciones.  

Imagen: La Jiribilla

Al cierre del año 2014, ya no podemos decir que somos —como nos han calificado  en otras ocasiones— la más joven galería que muestra el arte contemporáneo cubano, pues para suerte de los artistas y el arte, recientes espacios han surgido que nos permitirán establecer también, nuevas relaciones que seguramente estimularán, desde las características específicas de cada una de ellas, nuevos retos y aspiraciones.

La galería Villa Manuela desde su fundación se ha propuesto  cumplir con el objetivo fundamental de su actuar, el de propiciar la promoción de las múltiples maneras y tendencias estéticas, en la obra de  creación de los artistas cubanos miembros de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), ambicioso reto si aspiramos a garantizar que sea realizado con alto nivel de profesionalidad.

La programación del año 2014 ha sido el resultado del análisis y la evaluación del conjunto de proyectos presentados por artistas, curadores y críticos —método que se viene aplicando desde su segundo año de vida— y que son analizados  por sus especialistas y el Consejo Técnico de la Asociación de Artes Plásticas.

La programación del año 2014 ha sido el resultado del análisis y la evaluación del conjunto de proyectos presentados por artistas, curadores y críticos —método que se viene aplicando desde su segundo año de vida— y que son analizados  por sus especialistas y el Consejo Técnico de la Asociación de Artes Plásticas.

Esa selección entre otros argumentos debe considerar la estrategia elaborada para este periodo, de incluir y prestar atención a la participación de nuevos ingresos en la organización; lograr diversidad de manifestaciones y géneros, atendiendo particularmente aquellas con menos presencia en el circuito de galerías nacionales e incluir presentaciones de artistas miembros de los Comités  Provinciales de la UNEAC.

En el año que termina se realizaron nueve exposiciones, y se ordenó en tiempo la programación, evitando coincidencias de conceptos, formas expresivas y géneros, al alternar la diversidad formal.

Planteamientos intimistas, capaces de comunicar sensaciones en la obra de Elizabeth Cerviño dieron inicio al año; artistas ya formados como Vicente Hernández, siguieron en  ajustada programación mensual con sus simbólicos y surrealistas  motivos, para  ceder el espacio a Gilberto Frómeta que rompe con su apego a la figuración para mostrarnos  nuevas obras de fuerte informalismo abstracto.  Para expresar conceptos como la incertidumbre, el distanciamiento y la frustración se unen las  miradas de Alejandro González en  la fotografía, Alejandro Campins  en la pintura y Armando Capó en la instalación.

Un artista de reconocido prestigio, José Manuel Fors, nos ofrece otra visión de su proyecto instalativo, fruto de sus obsesiones sobre la memoria por acumulación de fragmentos.

Correspondió  en este año 2014 conmemorar y celebrar el décimo aniversario de la creación de Villa Manuela, en el texto del catálogo de la muestra colectiva el crítico de arte David Mateo afirmaba y cito: “que dentro  del contexto plástico cubano se asienta a mi juicio en el rigor, la constancia con que los miembros de la institución se han esforzado a lo largo del tiempo  para preservar y mantener activo todo el sistema logístico e instrumental indispensable para la labor especializada dentro del campo de la visualidad”.

Imagen: La Jiribilla

Con técnicas estereoscópicas interactivas, maquetas e instalaciones Duvier del Dago  transformó valiéndose de la luz y el color las salas de la galería y con otra técnica antigua, pero no tradicional como se acostumbra a calificar a la litografía por desconocedores, se mostraron obras inéditas donde se aprecian  exploraciones técnicas, divertimentos y  un fino doble sentido en la obra que muchos han calificado de pop del grabador Rafael Zarza.

La fotografía de autor de Lutmila&Nelson y el joven Alfredo Sarabia acompañaron desde el anacronismo y la apariencia el Mes de la Fotografía que convoca la Fototeca de Cuba.

Y cerramos el año con arte programado en software diseñado para calcular área, volumen y peso en documentos manuscritos e impresos propuesta de Reynier Leyva Novo.

Si satisfechos estamos por la participación de creadores, la forma de presentación, las ambientaciones, que cada muestra pudo contar con un catálogo o plegable y con un spot audiovisual, valoramos mucho  la relación respetuosa que se establece entre los especialistas, los trabajadores y los artistas, razón fundamental para el buen desempeño en una actividad de este tipo.

Pero también hay insatisfacciones en la promoción, en lograr la asistencia de un público que no sea el del propio sector, la falta de espacios para la crítica  o el comentario en nuestra televisión, donde la visualidad  sea fundamental  considerando su masivo alcance. Al mismo tiempo debemos desde nuestro espacio  retomar la programación de la disertación teórica y el diálogo sobre temas  de la creación que resultó tan instructivo en periodos anteriores. Prometemos buscar otras vías para lograr iguales o mejores propósitos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato