De nuestra música, lo más destacable

Radamés Giro • La Habana, Cuba

En este año que termina hubo disímiles hechos inscritos en el avatar de nuestra música, pero reseñaré y destacaré, a mi juicio, los de mayor trascendencia, aunque otros también alcanzaran determinada significación. Premios nacionales e internacionales, celebraciones de aniversarios de agrupaciones y creadores, festivales, y lamentablemente, decesos de músicos imprescindibles, así como otros tantos sucesos que no hacen sino demostrar la importancia de la música cubana ganada en larga trayectoria.

Imagen: La Jiribilla

Comenzaré por el VI Festival Leo Brouwer de Música de Cámara de La Habana, que se celebró del 26 de septiembre al 12 de octubre 2014, dedicado al 75 cumpleaños de Brouwer. El festival, creado con el fin de promover lo más significativo de la música de cámara en Cuba y gran parte del mundo, esta vez reunió a solistas como el violoncellista Yo-Yo Ma, el cubano radicado en México, Pancho Céspedes, el director de orquesta y violagambista español Jordi Savall y el violinista noruego Henning Kraggerud. Músicos provenientes de Brasil, México, República Checa, Colombia, Paraguay, Italia y Uruguay, figuraron entre los invitados a la cita; en tanto que el pianista y compositor Chucho Valdés estrenaría en la jornada de clausura del Festival, de Brouwer, Concierto a los ancestros, que el autor se adelantó en decir que «no es un concierto de jazz, sino un concierto para un jazzista».  Además de un coloquio sobre diferentes aspectos de la música, el evento contó con la sección El arco y la lira (título de un libro de Octavio Paz), en el que se ofreció un homenaje a la literatura latinoamericana a partir de dicho texto; también se homenajeó a Julio Cortázar. El segmento Noches Blancas, dedicado a la rumba, al jazz, a la trova, al flamenco, al son y al humor, rindió homenajes a Juan Formell, Santiago Feliú y Paco de Lucía; hubo también exposiciones, jornadas académicas, ciclos de cine, puestas teatrales y flashmobs. Pero nada grata fue la noticia dada a conocer por el propio  Brouwer: el Festival  Música de Cámara ya no volverá el año siguiente.

Continúo por la esfera del piano. Se destacaron en el transcurso del año, el Primer premio obtenido en el Cuarto Concurso Nacional e Internacional de Piano José Jacinto Cuevas, de Mérida, Yucatán, México, por el pianista Darío Martín,  quien además actuó como solista con la Orquesta Sinfónica de Yucatán y ofreció un recital en la sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México, y el VI Concurso Internacional de Piano de Panamá, fundado por Jaime y Nelly Ingram, en el que el pianista Marcos Madrigal obtuvo el segundo lugar; además, el Premio Ginastera, otorgado por Georgina Ginastera —hija del compositor—, por la mejor interpretación de la Sonata núm. 1 del compositor argentino. 

Como ha venido sucediendo por dos años consecutivos, fue de nuevo La Habana escenario del II Encuentro de Jóvenes Pianistas, convocados nuevamente por el pedagogo cubano Salomón Gadles Mikowsky.

Como ha venido sucediendo por dos años consecutivos, fue de nuevo La Habana escenario del II Encuentro de Jóvenes Pianistas, convocados nuevamente por el pedagogo cubano Salomón Gadles Mikowsky.

Se dieron cita 24 jóvenes pianistas de diversas latitudes, entre ellos diez cubanos, para compartir experiencias y modos de hacer tomando como eje central al piano durante 19 presentaciones. El II Encuentro…, esta vez fue organizado gracias a los esfuerzos conjuntos del Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas y la Dirección de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador de la Ciudad, el Instituto Cubano de la Música y el Centro Nacional de Música de Concierto.

Imagen: La Jiribilla

En la Basílica Menor de San Francisco de Asís se ofreció el concierto inaugural del Concurso de Interpretación UNEAC, en la especialidad de piano, en el que se presentaron los laureados de anteriores ediciones y se rindiera homenaje a Frank Fernández, presidente del jurado, por su 70 cumpleaños, quien, a propósito, fuera protagonista del cierre del año pianístico con el reconocimiento que se le ofreciera al ser condecorado en La Habana con la Medalla Presidencial Pushkin, otorgada por la más alta autoridad del gobierno ruso.

Internacionalmente, Descemer Bueno fue ganador de tres Grammy Latino con Bailando”, en las categorías Canción del Año, Mejor Canción Urbana y Mejor Interpretación Urbana; y que le hubiera propiciado su actuación en Las Vegas junto a Enrique Iglesias y Gente de Zona.

Imagen: La Jiribilla

El otro gran evento de este año fue el XXVII Festival de La Habana de Música Contemporánea, organizado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, con Guido López-Gavilán como presidente del evento, y Roberto Valera, Eduardo Martín y Jorge Garciaporrúa, como miembros del Comité Organizador del mismo. Esta edición se dedicó al quinto aniversario del fallecimiento de Harold Gramatges, los 95 de Juan Blanco, y 80 de Carlos Fariñas, así como a los 60 de vida artística de Héctor Angulo, los 35 años de la fundación del Laboratorio Nacional de Música Electroacústica y los 50 años de su primer concierto público. En cuanto a los aniversarios, fueron destacados los centenarios de René Márquez y Roberto Faz; los 80 de Marta Valdés y Enrique Ubieta; los 95 de Valdés Arnau; los 75 de Ildefonso Acosta; los 70 de Frank Fernández y Guido López-Gavilán; los 55 de la Orquesta Sinfónica Nacional; los 75 de la Orquesta Aragón; y los 45 de Los Van Van y el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC.

Uno de los propósitos del evento fue escuchar la música de varias generaciones de compositores cubanos, muchas de ellas estrenos mundiales o en Cuba de creadores como Roberto Valera, Jorge López Marín, José Loyola, Guido López-Gavilán, Jorge García Porrúa, José Manuel Lezcano.

Uno de los propósitos del evento fue escuchar la música de varias generaciones de compositores cubanos, muchas de ellas estrenos mundiales o en Cuba de creadores como Roberto Valera, Jorge López Marín, José Loyola, Guido López-Gavilán, Jorge García Porrúa, José Manuel Lezcano.

También se hicieron estrenos mundiales de partituras de creadores de EE.UU., Noruega, Venezuela, Nueva Zelanda y Hungría. Del extranjero participaron Ana María Rosado y Emanuel Olivieri, de Puerto Rico; Efrén Gorrostieta, de México; Ricardo Cuadros Pradilla, de Colombia; Antipe da Stella y Michèle Rusconi, de Suiza; Tommaso Benciolini y Adriano de Italia; Mariana Alandia, de Bolivia; Josep-Maria Balanyà, Amparo Fabra, Anna Bofill y la agrupación Nuevo Ensemble de Segovia, con su director Flores Chaviano, de España; American Composers Forum y Sonia Jacobsen, de Estados Unidos, y el director de orquesta Germán Cáceres, de El Salvador.

Como un acontecimiento podemos catalogar el concierto ofrecido por el pianista y compositor Frank Fernández, y la flautista y clarinetista Niurka González, que estrenaron una adaptación, para flauta y piano, de la Sonata núm. 15 de Wolfang Amadeus Mozart, y obraron el milagro de traer al siglo XXI —con transcripciones de algunas obras no concebidas originalmente para flauta— a Juan Sebastián Bach, Christoph Gluck, Piotr Ilich Chaikovsky y Federico Chopin.

El VI Encuentro Internacional de Rumba, Timbalaye, con el coauspicio de la UNEAC, se desarrolló en La Habana, Matanzas, Pinar del Río y Cienfuegos, y esta vez estuvo dedicado a Benny Moré en el 95 aniversario de su natalicio.

Imagen: La Jiribilla

Durante el año, Silvio Rodríguez desarrolló un intenso trabajo con sus giras por los barrios, que el realizador Alejandro Ramírez recogió en un documental: Canción de barrio, inspirado en los conciertos del cantautor, que se estrenara en La Habana, en la Sala Chaplin de la Cinemateca de Cuba y se repusiera en Casa de las Américas el 23 de diciembre.

Otros eventos a lo largo del año: en Santiago de Cuba, el Festival de la Trova Pepe Sánchez; convocado por la Casa de las Américas, el Premio de Musicología; auspiciado por el Instituto Cubano de la Música, la Feria Internacional Cubadisco; y por el Instituto Cubano de la Música y el Centro Nacional de la Música de Concierto, el IX Festival Internacional Corhabana; la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Miguel Matamoros y el Instituto Cubano de la Música, el Festival Matamoros Son; el Festival de Música Popular Barbarito Diez; en La Habana, el Tercer Encuentro de Voces Populares, que ofreció una visión de la cancionística de Cuba y Latinoamérica, organizado por la cantante y directora de coro Argelia Fragoso; y la compositora, cantante y guitarrista Liuba María Hevia, celebró sus 50 de vida artística, con un concierto que tituló Luna del 64, inspirado en una de sus canciones. El Circo Nacional de Cuba ofreció una gala dedicada a Rosita Fornés, y a Ildefonso Acosta se le otorgó el Premio White 2014 por la obra de toda la vida.

Con el propósito de estimular la participación de los realizadores mediante la promoción y premiación de aquellas obras mejor logradas desde el punto de vista de sus valores éticos y estéticos en las diferentes categorías, se efectuó La Convención de Radio y Televisión Cuba.

En la conmemoración del XX aniversario de la Basílica Menor, que concluyó con la ejecución de obras del compositor cubano Juan Piñera,  se homenajeó al poeta, narrador y dramaturgo Virgilio Piñera, con la participación del dúo D´Accord (Marita Rodríguez y Vicente Monterrey) y el dúo Pro-Música (María Victoria del Collado y Alfredo Muñoz).

También en la Basílica Menor de San Francisco de Asís se efectuó un concierto de Frank Fernández y la orquesta Solistas de La Habana, con motivo del 69 aniversario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que incluyó obras de José White, Tomaso Albinoni, Wolfgang Amadeus Mozart y Frank Fernández.

El violinista Evelio Tieles y la orquesta de cámara Nuestro Tiempo ofrecieron un concierto con música del barroco europeo, con obras de Georg Philipp Telemann, Jean-Marie Leclair, Antonio Vivaldi y Johann Sebastian Bach.

Se estrenó el Cuarteto de cuerdas de Alfredo Diez Nieto, con los intérpretes Evelio Tieles e Iresis García Chao, violín; Roberto Herrera Díaz, viola, y Alejandro Rodríguez Tirado y Fredy Rodríguez Martínez, cello.

Imagen: La Jiribilla

Patria Grande, evento de música alternativa de América Latina, con énfasis en el rock, en su primera edición, se efectuó en Pinar del Río, Santa Clara y Cienfuegos, y concluyó en el Maxim Rock de La Habana, con la actuación de las bandas nacionales Tesis de Menta y Tendencia, y las extranjeras  Curva Sur, de Venezuela; Ra la Culebra, de Colombia; La Milixia, de Costa Rica; Puya, de Puerto Rico y NoTeVaGustar, de Uruguay.

Fallecieron en La Habana Juan Formell, Luis Carbonell, Santiago Feliú, Carlos Faxas, quien orquestó y dirigió la grabación del Himno del 26 de julio; Juanito Espinosa y Carlos Emilio Morales; en Ciudad México, Ela O`Farrill; en Mérida, Yucatán, México, Frank Domínguez; y en San Francisco, California, EE.UU., Armando Peraza. 

El año culminó con la celebración de la XXX edición el Festival Internacional Jazz Plaza, con más de 35 agrupaciones y renombrados instrumentistas de 18 países invitados, entre los que se destacaron los norteamericanos Arturo O`Farrill, y el trompetista Orbert Davies, que llegó acompañado de su quinteto, integrado por músicos de la Filarmónica Chicago Jazz.

El año culminó con la celebración de la XXX edición el Festival Internacional Jazz Plaza, con más de 35 agrupaciones y renombrados instrumentistas de 18 países invitados, entre los que se destacaron los norteamericanos Arturo O`Farrill, y el trompetista Orbert Davies, que llegó acompañado de su quinteto, integrado por músicos de la Filarmónica Chicago Jazz.   

Entre otros, también asistieron al encuentro los franceses Ibá Ibó Yoruba Specimen, instrumentistas de la gran orquesta sinfónica de los EE.UU., The Norwegian Big Energy Ensemble, el saxofonista canadiense Doug Martin, la Orquesta de Jazz de Kansas City, y el grupo salvadoreño Los Brujos. Por Cuba participaron varias generaciones de jazzistas, entre ellos Bobby Carcassés, quien en la jornada inaugural tuvo como invitados a la Camerata Romeu, a Robertico Carcassés y a Magic Sax Quartet.

En la Sala Covarrubias del Teatro Nacional, se rindió homenaje a la Sinfónica Nacional, y en el Pabellón Cuba, se celebró el coloquio y una exposición del artista santiaguero Alberto Lescay. La clausura del 30 Festival Internacional Jazz Latino Plaza 2014 tuvo como protagonista a la familia López Nussa en el teatro Mella en un concierto a dos pianos y dos baterías, con la inclusión como invitado del trompetista Maiquel González, con un interesante repertorio, y contó con la presencia del Vicepresidente cubano Miguel Díaz Canel Bermúdez. Mientras, en la Casa de Cultura de Plaza, sede histórica del Festival, la clausura estuvo a cargo de Bobby Carcassés con la flautista norteamericana Andrea Brachfeld acompañado por la Big Band de la Escuela Nacional de Música y algunos invitados como Pancho Terry, Yasek Manzano y el violinista Omar Puente que se inició con un nuevo arreglo del estándar Night in Tunisia, con la actuación especial  del grupo de Bailadores de Santa Amalia, quienes dieron  una dinámica coreografía al blues de Bobby.

Brillante cierre musical tuvo el 2014 en el Teatro Martí, con el concierto homenaje de la Orquesta Sinfónica a Sergio Vitier, en presencia del Ministro de Cultura y del jurado del Premio Nacional de Música, marco que sirvió para entregar el Premio Nacional de Música al propio Sergio Vitier y a Leonardo Acosta, con carácter individual.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato