Los lenguajes del cuerpo en un año
que termina

Mayté Madruga • La Habana, Cuba
Imágenes de Archivo

Para la danza cubana el 2014 ha sido un año de consolidación. En la Isla caribeña abundan las compañías danzarias que defienden desde sus propuestas una amplia  variedad de estilos, que en estos 365 días no siempre alcanzaron a transitar por espacios de presentación.

Si bien las Artes Escénicas, emparentadas por derecho propio con la danza, han ido logrando escenarios más asiduos que permitan temporadas de obras determinadas, aún la danza carece de ellos, y aunque el público que asiste a las obras de teatro pueda ser mayor, los grupos de danza que existen actualmente en el país, necesitarán eventualmente, espacios fijos, más allá del céntrico teatro Mella, en La Habana, o los teatros principales de cada provincia.

Imagen: La Jiribilla
La muerte del cine, por Vladimir Malakhov
 

En el 2014 destacó la compañía holguinera Codanza, que sirvió de anfitriona al Concurso Internacional de Danza del Atlántico Norte, presidido por el bailarín Vladimir Malakhov. En ese sentido la compañía Ban Rarrá también llegó a sus 20 años de fundada.

Este año estuvo signado por grandes eventos, algunos ya habituales como el Festival de Ballet de La Habana, otros como Habanarte, cita multi-artística, también tuvo presente al arte danzario. Mayo Teatral, convocatoria de excelencia para las tablas cubanas, cedió espacio para la danza; permitiendo así el regreso de una hija pródiga: Marianela Boán.

Boán regresó tras 11 años de ausencia con la coreografía Sed, pieza inspirada en la actualidad de República Dominicana, país donde ha estado residiendo durante este tiempo.

DCC: mater familia

El hecho de que una compañía como Danza Contemporánea de Cuba (DCC) cumpla 55 años de fundada representa que la danza es un elemento importante dentro de nuestro devenir como nación. El conjunto, que en estos momentos dirige Miguel Iglesias, pero que cómo bien él ha dicho no es una compañía de autor, mantiene un repertorio lleno de oportunidades para algunos de sus más jóvenes coreógrafos; así como para importantes creadores internacionales que complementan el proceso creativo.

Al decir de Iglesias: “durante toda su historia la compañía ha tenido intercambios con coreógrafos polacos, americanos, mexicanos. Del año 2000 hasta la actualidad, cuando hicimos con el Teatro La Fenice de Venecia, una ópera y su director consultante para la danza Franco Voletta, nos abrió los ojos”.

Entre sus principales estrenos durante el año destacan El Cristal de Julio César Iglesias, y Drama by Ibsen  de Luvyen Mederos.

Imagen: La Jiribilla

DCC constituye el principio de un largo movimiento de danza contemporánea que hoy está presente en todo el país y que fue creando Ramiro Guerra, junto a otros inquietos bailarines en aquel momento, quienes actualmente son reconocidas figuras de la danza en el país. Así lo corroboran, por solo mencionar algunas, Danza Espiral (Matanzas), Danza del Alma, (Villa Clara), Danza Fragmentada  (Guantánamo) y Codanza  (Holguín).

 

Otro de los hijos pródigos de esta compañía, el coreógrafo y bailarín George Céspedes, también pasó a integrar esa larga lista de creadores que fomentan su propio camino a partir de la experiencia en DCC. Céspedes y Los hijos del director  después de estar varios meses ensayando estrenaron La tribulación de Anaximandro (Hombre. Arché, Ápeiron), pieza coreográfica que solo aumenta la curiosidad sobre las próximas entregas del coreógrafo de piezas como Carmina Burana.

Talleres coreográficos: dance in progress

Crear condiciones de laboratorio para los procesos de creación coreográfica es una iniciativa a incentivar para despertar en bailarines la necesidad de la creación y la expresión a través de otros; que pueden ser sus mismos compañeros o simplemente nuevos bailarines que conocen con el tiempo.

Así ocurrió este año con el Taller Coreográfico del Ballet Nacional de Cuba (BNC). Piezas diversas, que podrían poseer el encanto o la torpeza de la primera vez, pero que, sin duda alguna, oxigenan el quehacer diario de la gran compañía que lo auspicia; y que como ya decían algunos periodistas en los días de estreno, deberían formar parte del repertorio activo del BNC.

Imagen: La Jiribilla

Así podríamos volver a ver Concerto, de Carlos Luis Medina; El relato, la propuesta de la joven bailarina del Ballet Nacional, Regina Hernández; (Safe) de Raúl Reinoso, joven integrante de DCC que ya se hace notar en el videodanza; o además, Sobre un hilo, del también bailarín de la compañía Lyvan Verdecia. También sería importante contar con el humor que caracterizó a las piezas: Preludios de la noche, de Maysabel Pintado; 3D, de Juan Carlos Hernández; En Sdos, de Ariadna Suárez.

Crear condiciones de laboratorio para los procesos de creación coreográfica es una iniciativa a incentivar para despertar en bailarines la necesidad de la creación y la expresión a través de otros; que pueden ser sus mismos compañeros o simplemente nuevos bailarines que conocen con el tiempo.

Este año se perfiló como una propuesta interesante el Taller Internacional para Jóvenes Coreógrafos Danza en Construcción 2014. Auspiciado por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas con la colaboración de la Alianza Francesa, la embajada de Francia en Cuba y el Instituto Francés, el taller incluyó en su programa intercambios y clases magistrales.

Algunos de los invitados fueron los coreógrafos Acerina Amador (España), Daniel Larrieu y Franck Jamin (Francia), los cubanos José Antonio Chávez (Ballet de Camagüey), Clotilde Peón (Ballet Nacional de Cuba), Susana Pous (DanzAbierta), Lilian Padrón (Danza Espiral) y Sandra Ramy (Danza Persona). Jóvenes autores seleccionados de diferentes compañías profesionales de la Isla y estudiantes del Instituto Superior de Arte expusieron sus creaciones en presentaciones e intervenciones públicas en comunidades del Escambray y en el centro cultural El Mejunje de Santa Clara.

Cada iniciativa de estas pretende el aumento de jóvenes coreógrafos en la Isla, pero más allá de este primer empeño, los talleres se muestran como una importante oportunidad para que coreógrafos y bailarines entiendan cada vez más sus roles y el proceso de creación gane en matices comunicacionales que lo hagan más profundo.

Danzan dos y danzamos todos

El decenio de los 90 quedará marcado para siempre en la historia cubana. En la danza mientras algunos, por la falta de espacios físicos, tomaron las calles, otros intentaron también incentivar la creación coreográfica. Tal es el caso de Danza Espiral, la agrupación matancera dirigida por Liliam Padrón, que desde su sede —aún en remodelación: el Teatro Sauto—, organizaron el concurso Danzandos, que si bien en pleno 1994 solo se contemplaba como una alternativa transitoria, este año llegó a su 20 aniversario de creado.

Imagen: La Jiribilla

En esta ocasión el evento además de rendir homenaje a las Premios Nacionales de Danza, Rosario Cárdenas y Silvina Fabars, recordó también al Maestro Fernando Alonso en el primer aniversario de su muerte, quien fuera una figura imprescindible como jurado en este concurso.

“Cuando en 1994 aparece Danzandos no creíamos que pudiera alcanzar la dimensión que hoy tiene. En la idea de crear este evento influyó, en primer lugar, la necesidad de contar en nuestra provincia con un concurso para promover la danza. En el país no abunda este tipo de evento danzario y competitivo”, rememoró Padrón al suplemento cultural Yumurí del periódico matancero Girón.

Los lenguajes del cuerpo

En el año 14 del 2000 se siguen mezclando los lenguajes en la danza. El cuerpo continúa como protagonista pero ahora comparte el escenario, con objetos, con audiovisuales, con rupturas dramáticas. La danza sale a las calles, ya no tanto por necesidad física, sino para probar discursos y formas de decir.

La teatralidad es cualidad incorporada, el performance intenta mezclarse con el movimiento más clásico del cuerpo.

En la Isla se baila, se danza, aunque muy poco se teoriza o se investiga sobre ello. Aunque el Instituto Superior de Arte abrió su perfil de danzología, los mejores resultados en cuanto a escribir sobre el movimiento se refiere, aún están por verse.

 

 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato