Alter Ego

Conversiones

Joaquín Borges-Triana • La Habana, Cuba

En un texto que hace años escribí acerca de la agrupación santaclareña Alter Ego y redactado a propósito de su disco Sones y flores, recuerdo que en aquel trabajo, yo afirmaba que estábamos ante un conjunto de cámara de pequeño formato, que ha adaptado música popular cubana a instrumentos típicos de la cultura campesina de nuestro país.

Si bien esa ha sido la línea fundamental en el quehacer de dicho trío desde que surgiese, es lógico que con el transcurrir del tiempo hayan ido haciendo modificaciones en su manera de abordar el hecho musical. De tales cambios hallamos muestra en el más reciente fonograma del ensamble, el CD titulado Conversiones, en el que la tropa encabezada por el laudista Diego Santiago abandona un tanto su proyección sonora de corte cameral, para adentrarse con mayor fuerza en el ámbito de la música popular cubana. Así, a diferencia de sus anteriores grabaciones, esta se inscribe dentro de lo que se comprende como música instrumental, clasificación en la que de forma errónea en mi criterio, a veces se había enmarcado la propuesta del trío por no entenderse bien su verdadera esencia.

Aparecen en el fonograma un total de 12 temas, en un repertorio armado básicamente con arreglos a piezas muy conocidas y populares en el ámbito de la música cubana. Así, encontramos cortes como “A Bayamo en coche” (Adalberto Álvarez), “Y tal vez” (Juan Formell), “La engañadora” (Enrique Jorrín), “Días de otoño” (Pablo Milanés), “Candil de nieve” (Raúl Torres), “Yo soy el punto cubano” (Celina y Reutilio), “Alguien precisa” y “Te amaré” (Silvio Rodríguez).

También a diferencia de sus anteriores producciones discográficas, en Conversiones Alter Ego invita a otros músicos a colaborar con ellos en la interpretación del repertorio seleccionado para el álbum. Son los casos de la agrupación Camerata del Son, las vocalistas Melvis Santa y Sory, el contrabajista El Fino, el cantante Coco Freeman, los percusionistas Jorge Coayo y Yuliet Abreu.

Aunque me siento en la obligación de expresar que yo prefería aquel Alter Ego con énfasis en lo que cabría definirse como música popular concertante cubana, este que encontramos en Conversiones no está mal, por lo que vale la pena que nos llevemos el disco a casa.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato