“Sin traicionar nuestra historia musical”

Ana Lidia García • La Habana, Cuba
Fotos: K&K
 

Se dice muy fácil: casi 29 años; pero cuando te pones a reflexionar, comprendes que es toda una vida en la Aragón”. Así comenzó esta conversación con Orlando Pérez Montero, el pianista de la emblemática orquesta cubana, quien no oculta el orgullo que siente por ser parte de esta agrupación donde ha tenido la oportunidad de desarrollarse como artista. Es en el año 1986 cuando se convierte en integrante, sustituyendo al bajista José Beltrán.

Dos años más tarde ocupa el lugar del piano, que es el instrumento que realmente estudió. De aquel tiempo inicial, recuerda que la primera tarea fue escuchar mucho el repertorio: “Detallaba con precisión el sonido de cada instrumento, porque de ese ejercicio se extrae mucha información, el estilo te va penetrando. Luego, a la hora de interpretar, uno mantiene un gran número de esos elementos y los va enriqueciendo con las nuevas ideas. Desde el principio aprendí que hay acordes que no puedes eliminar o cambiar porque si lo haces, entonces no suena a Aragón”.

Imagen: La Jiribilla

¿En su opinión qué lugar ocupa la Aragón dentro del panorama musical cubano?

La Aragón es como una escuela musical, porque abarca muchos de los géneros de la música cubana: el bolero, el danzón, el chacha, la rumba, la guaracha. Para mí, es la orquesta insigne de la música cubana, por mantenerse en la escena durante 75 años de manera ininterrumpida, por su historia y su estilo musical.

Además del ritmo, el timbre y el estilo de las voces nos distinguen. La flauta es un instrumento que tiene mucho protagonismo porque Richard Egües dejó un gran legado. A su vez, todos los instrumentos tienen un rol importante.

Ha sido una gran experiencia interpretar esta variedad de géneros y enfrentarme a tantos públicos, para ir comprendiendo qué funciona, qué les gusta a las personas y qué no. Desde el punto de vista personal, la Aragón es una gran familia con la que comparto más tiempo que con la verdadera.

La Aragón es como una escuela musical, porque abarca muchos de los géneros de la música cubana: el bolero, el danzón, el chacha, la rumba, la guaracha. Para mí, es la orquesta insigne de la música cubana, por mantenerse en la escena durante 75 años de manera ininterrumpida, por su historia y su estilo musical.

¿Qué estrategias siguen para mantener vivo el legado de quienes los antecedieron y, a la vez, renovar el repertorio y cautivar nuevos públicos?

Nosotros estamos atados a un estilo que no podemos dejar atrás, porque es lo que nos identifica. Sin embargo, tenemos conciencia de que hay que avanzar con los tiempos y que no podemos quedarnos rezagados. Los temas clásicos como “El bodeguero” o “Pare cochero” siempre se hacen, pero tenemos que ir más allá. Todo el tiempo tenemos inquietudes y estamos buscando la forma de acercarnos al público más joven. Tiempo atrás sacamos el tema “Cha, Cuba con el grupo de rap Cien por ciento y ahora mismo en el disco del aniversario 75, tenemos uno con el grupo Kola Loka. Tenemos que estar en los dos bandos, en el de quienes solo quieren escuchar lo antológico y aquellos que no desean escuchar un danzón. Considero que estamos manteniendo esa dualidad con mucha inteligencia.

¿Qué cualidades artísticas debe poseer un integrante de la orquesta?

Ante todo debe tener conciencia musical para entender que la agrupación ya tiene marcado su estilo. Por eso, lo primero que corresponde a los jóvenes que llegan es adaptarse a lo que ya está creado y luego poco a poco, aportar su granito de arena. Desde que comencé con el bajo en la orquesta, comprendí que no podía estar adornando mucho, ni sacando demasiado la mano. Luego en el piano, he hecho arreglos musicales, composiciones, pero sin traicionar nuestra historia musical. Seguimos avanzando, sin perder de vista lo que sucede a nuestro alrededor para ver qué podemos tomar de aquí y de allá.

Imagen: La Jiribilla

La Aragón le ha dado la posibilidad de incursionar como compositor…

Me gusta componer temas que gusten al público, que tengan un futuro garantizado. Además, lo hago cuando hay un motivo que me anima. Por ejemplo, compuse uno por el  aniversario 60 de la orquesta donde hacía un recorrido a modo de resumen por la historia, se llama “La fiesta de Aragón. Tengo temas como “Con tremenda sabrosura” que sonó mucho en la década de los 80 del siglo pasado y aún muchas personas lo recuerdan.

Otra labor que estoy desarrollando en el grupo es la de hacer las mezclas. La música que grabamos en los estudios, se procesa luego en mi casa. No soy técnico de sonido pero con los conocimientos de música que poseo y un poco de entrenamiento, se puede lograr bastante. Es un trabajo engorroso pero lo disfruto. Después de cada grabación, hay que escuchar esa música, pulir los detalles, eso lo hago con mucho gusto porque no me perdono que se vaya ninguna llalla en la grabación.

Últimamente, hemos estado trabajando en el disco por el aniversario 75, un proyecto muy interesante que tiene como invitados a cantantes como Leo Vera, Bárbara Llanes, Issac Delgado, el Lele (padre), Moisés Valle (Yumurí). Estoy seguro de que va a gustar mucho, tengo grandes esperanzas con este fonograma. Es un material donde los invitados interpretan la música antológica de la Aragón.

También ha tenido la oportunidad de impartir talleres a estudiantes de música, ¿qué conocimientos les transmite a las nuevas generaciones?

Los muchachos de hoy día no están muy familiarizados con la forma en la que se toca la música tradicional cubana pero a la vez, les atrae. Por eso, encamino mis enseñanzas con el fin de que se acerquen a esta vertiente.

Orlando Pérez no solo se ocupa de enseñarles a los más jóvenes las herramientas adquiridas durante tantos años de ejercicio de la profesión, también se mantiene atento a la conservación del legado de la agrupación para el futuro. Comenta que recopila grabaciones de conciertos, fotografías y que ha escrito las partituras como mismo él las interpreta al piano, para que sus sucesores puedan mantener viva la historia que les antecedió. Siempre está volviendo sobre lo compuesto, pensando en nuevos proyecto, porque “eso sí”, está seguro de que “habrá Aragón para rato”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato