Banco rosa (Boceto)

Soleida Ríos • Santiago de Cuba, Cuba

A mi amigo Arrufat en sus 75 años

 

…Ahora
no solo alas
sino todo un ropaje singular
y maquillaje digno de Salón.
Es domingo. Las que obran
son prestas manos de mujer.
Hay su consentimiento. Incluso
su disposición:
¿Sir Anton?
¿Lord Anton?
¿Monsieur Anton?
¡Flash!!       ¡Flash!       ¡Flash!
La duración de la imagen, su proyección, breve y accidentada.
Se acompaña con flash cada nombramiento. En ausencia de uno de los nombramientos se deja de disparar un flash.
El punto de origen de cada flash, en las cuatro direcciones. De manera que el torso iluminado fuera también así crucificado por la luz y, por consiguiente, virtualmente borrado. Pero solo un instante.
Discreta (connotada) mansión en el Bulevar del Trocadero.
El familiar: un armadillo. Muerto ya su oído, muerta su visión.
Pero también la esposa desde, diría él, hace tanto tanto tiempo… como el armadillo.
Arbolado el bulevar del Trocadero. Olorosísimas magnolias, grandísimas acacias cuyo llanto perenne es oportunamente aprovechado por aquellos que ya no tienen lágrimas.
Cortesía de sir Anton con esa vecindad que tanto lo ha sabido aplaudir.
Terrenos aledaños al bulevar son siembra fértil de magníficos y variados frutales, bosque del que se sirve día a día su distinguida mesa,  mejor entre mejores: guanábana, anón de ojo, anones de manteca, muy dulces marañones y bizcochuelos y, no habrían de faltar higueras y datileras, dotadas de cuidados especiales por jóvenes mentores venidos del lejano Marruecos.
Un ARTEFACTO de lujo instalado sobre sillón moaré, cuya   atención y cuidados especiales, tarea de la esposa, vigilará Sir Anton una vez por semana, siempre en domingo.
El sillón al centro de la Sala Mayor. Y en esta sala cortinajes rosa cubriendo las ventanas, espejos (marco rosa) situados de tal forma que reproduzcan el tesoro ene veces.
Nombre del artefacto: Banco Rosa (a todas luces una condescendencia con la vulgaridad que el tiempo impone). Ni nombre-signo ni bella forma ni detalles especiales.
Un punto circular le servirá de alarma.
Su valor, del todo inconmensurable, pero se torna Ley el desconocimiento absoluto de uso o destinación.
¡Ah! Sir Anton, de perfil, irradiaba…
Cobraba una belleza única, sensacional. Irradiar… no es manera trivial de describirlo, no es un lugar común.
Visto así, quizás en un balcón, su perfil despedía o atraía hacia sí luces, destellos, caprichosas y bellas figuras luminosas. Y donde verdaderamente más luz tenía era en nuestra mirada entusiasta, llena de serena y suave admiración.
Es domingo. Manos
afanosas, de mujer
consiguen la perfección de un ala
y su doble. Consiguen
por igual
que aquel rostro deslumbre.
El bulevar del Trocadero, engalanado. Grandes hojas de palma acarreadas por esos listos (púberes) marroquíes. Despiden las magnolias su olor, las acacias su llanto. Sir Anton extenderá la diestra, indicará el instante…
Esta vez añade él el ENTUSIASMO.
Ríe. Una cascada
de luz
(lo nunca
acontecido)
brota.
Clama la multitud.
El añorado día extiende ya
su paso. El secreto
del Banco Rosa ha de ser develado.
Pesa la expectación más que la regia túnica, más
que la lluvia que el cielo anuncia
y
ya
empieza
a
desplomar…
Sir Anton
¡flash!
Lord Anton
¡Flash!
Monsieur Anton
¡Flash!
Vuelve a la ausencia un franco TIRADOR.
 

Ficha: Soleida Ríos (Santiago de Cuba, 1950) ha publicado, entre otros, los libros De la Sierra, De pronto abril, Entre mundo y juguete, El libro roto, El texto sucio, El libro de los sueños y Antes del mediodía. Memoria del sueño. Sus textos aparecen en numerosas antologías de la poesía cubana y en revistas editadas en Cuba y otros países. El poema que presentamos pertenece al volumen Estrías, ganador del Premio Nicolás Guillén de poesía 2012.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato