Sara González

Entre nosotros, viva

María Fernanda Ferrer • La Habana, Cuba

Desde las artes plásticas, la literatura y la música fue recordada en el Museo Nacional de Bellas Artes, de La Habana, la trovadora Sara González, una mujer que sin duda hizo aportes medulares a la canción cubana y que marcó, desde la trova, una peculiar manera de decir y transmitir ideas y sentimientos.

Imagen: La Jiribilla
Disco Homenaje a Sara que incluye 19 temas y produjo el sello disquero Colibrí
 

El homenaje a Sara comenzó con la inauguración de una exposición de litografías realizadas por un grupo de 30 artistas que tuvo una relación directa con la trovadora, quien “siempre se mantuvo muy cercana al trabajo del Taller Experimental de la Gráfica (TGH)”, según aseguró Octavio Irving, actual director de la institución.

Insistió que la muestra se preparó a partir de una carpeta —financiada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales y el TGH— que  “concibieron amigos que en los años 70 y 80 se nuclearon alrededor del Taller”, y también de una serie de jóvenes grabadores que se sienten ligados al quehacer de trovadora.

“Homenajear a Sara desde la obra, ha sido el objetivo de este carpeta que incluye 50 ejemplares” —subrayó Irving quien también recalcó que “todas las litografías se imprimieron en el Taller, excepto la de Nelson Domínguez, Premio Nacional de Artes Platicas, y entrañable amigo de Sara”.

Las palabras inaugurales de la exposición estuvieron a cargo del pintor y grabador Eduardo Roca Salazar (Choco), quien aseguró que Sara fue una persona muy querida que nos iluminó con su sonrisa y cubanía: “ella nos estremeció por su firmeza, por su carácter y por su gran sentido del compromiso; siento que nos sigue amando como siempre lo hizo”, concluyó.

Por su parte el también artista de la plástica José Omar Torres —otro de los cercanos amigos de Sara— confirmó que su obra está inspirada en el mar porque ahí reposa Sara, “ella es una luz muy grande y por eso queremos perpetuar su memoria con acciones concretas”.

El también pintor y grabador Andy Rivera confesó conocerla desde hace 25 años y motivado por el cariño especial que la cantautora le profesara creó una litografía en la que está representada una guitarra en rojo, azul y amarillo, “que son los colores primarios y los que más le gustaban”. Posteriormente, en el teatro del propio Museo, se realizó la presentación de un libro titulado Homenaje a Sara González: con apuros y paciencia, editado por la madrileña Ediciones Bagua, que en un futuro inmediato será situado en varias de las bibliotecas pertenecientes a diferentes escuelas de arte, así como en la Biblioteca Nacional José Martí y en la de la Academia de Música Amadeo Roldán, sitio donde Sara estudió la viola.

Imagen: La Jiribilla
El pintor Choco dio la bienvenida a la exposición de homenaje a Sara en el Museo de Bellas Artes de La Habana
 

Además de Mayda Bustamante que gestionó y financió la tirada del volumen en España, hubo tres personas involucradas en la materialización del libro: la periodista y musicóloga cubana Mayra Martínez —quien reside en México—, el escritor y Premio Nacional de Literatura, Reynaldo González y Olga Marta Pérez, escritora y directora de la editorial Unión, quien estuvo a cargo de la edición. Olga Marta no pudo dejar de señalar durante la presentación del texto que “el material atesorado era maravilloso, pero había que darle una dramaturgia. (..) Quisimos que el libro fuera de principio a fin como una conversación con Sara  y que ella se mostrara viva como lo está entre nosotros”.  

Reynaldo González evocó su  personalidad, que calificó de múltiple: “está la Sara de la batalla ideológica muy comprometida con su tiempo, la Sara con su humor a veces corrosivo, con su gracejo popular, la Sara que siempre tuvo abierta la casa para sus amigos y también la que tomaba como propios los problemas ajenos, hoy una rara virtud. Pero está, también, la artista que defendió la trova con vehemencia porque su pasión por la música era su pasión por Cuba”.

Luego de presentado el libro comenzó un hermoso concierto que contó con la presencia de algunos de los músicos que protagonizaron el disco Homenaje a Sara que incluye 19 temas y produjo el sello disquero Colibrí.

Imagen: La Jiribilla
La cantautora Liuba María también le cantó a la entrañable trovadora
 

En él canto unido y memorioso participaron los músicos Vicente Feliú, Marta Campos, Lázaro García, Augusto Blanca, Ángel Quintero, Liuba María Hevia, Pepe Ordás, Alejandro García (Virulo), Pablo Menéndez, Eduardo Sosa y el grupo Manguaré y Sarabanda, agrupación que acompañó a la trovadora en los últimos años.

Todos, desde sus particulares referencias, contaron anécdotas de “la gorda”, como cariñosamente le llamaban los íntimos y coincidieron en que el legado de Sara a la cultura cubana en general y a la música en particular, “está tan vivo como ella”.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato