Roberto Chorens, Premio de Enseñanza Artística 2014

Con amor, todo se puede

Pedro Ángel • La Habana, Cuba
Jueves, 29 de Enero y 2015 (7:24 pm)

El Premio Nacional de Enseñanza Artística, que otorga el Ministerio de Cultura por una obra relevante de toda una vida en el campo de la enseñanza de las artes, fue conferido al notable músico y pedagogo Roberto Chorens Dotres en acto que tuvo lugar en el Aula Magna de la Universidad de las Artes (ISA), en el reparto Cubanacán.

Imagen: La Jiribilla

El maestro Chorens, quien fue largamente ovacionado por estudiantes y profesores de arte, autoridades académicas y personalidades de la música allí congregados, recibió el Premio de manos de Julián González, Ministro de Cultura, quien presidió  la ceremonia junto a Rolando González Patricio, Rector de la alta casa de estudios artísticos, y Rolando Ortega, Director del Centro de Escuelas de Arte.

El jurado que tuvo a su cargo el otorgamiento del Premio 2014 estuvo presidido por Graciela Fernández Mayo y lo integraron otros destacados profesores: Alicia Perea Maza, Graciela Chao Carbonero, Elvira Fuentes y Andrea Mesa. Daniel Motola fungió como secretario.

Las palabras de elogio fueron pronunciadas por la Dra. Hortensia Peramo Cabrera quien, con estilo preciso, resaltó la extensa y exitosa trayectoria de Chorens en la enseñanza artística cubana desde los tiempos en que era un joven profesor, hasta  la etapa reciente en que ha tenido a su cargo la dirección de centros de la jerarquía de la Facultad de Música del ISA y el Conservatorio Amadeo Roldán de La Habana.

En sus palabras de agradecimiento, el galardonado, dominado por la emoción, se limitó a sentenciar: Con amor, con un poquito de amor, todo se puede.

La música tuvo a su cargo el protagonismo de la parte final con la actuación de estudiantes y jóvenes profesores de Amadeo Roldán, solistas de la Agrupación de Conciertos, el coro Entre Voces, dirigido por Corina Campos; así como la interpretación de un pianista de excelencia como Ernán López–Nussa, quien hizo degustar a los presentes su visión de una pieza de Doménico Scarlatti y luego cerró junto a otro virtuoso, el contrabajista Gastón Joya, para, con dos obras cubanas, hacer disfrutar al homenajeado, a quien se le dedicaban, y a los más de quinientos concurrentes que desbordaban el salón.

¿Quién es Roberto Chorens

Para muchos cubanos es el conductor del programa televisivo ¡Bravo!  Para otros, es uno de los brillantes profesores de Universidad para todos  o un exitoso realizador de programas de música de CMBF, Radio Musical Nacional.

Más allá de su labor de comunicador social, Chorens es, ante todo, un maestro que nunca ha dejado el aula ni la escuela; pero también es un músico muy respetado entre los más exigentes del género. Y ahí ya se suman dos importantes méritos.

Tuve ocasión de conocerlo muy a inicios de los años setenta cuando, graduado de piano y órgano — instrumento poco habitual entre nosotros — laboraba como profesor de Historia y apreciación de la Música en la Escuela Nacional de Arte, con más señas, en la Escuela de danza, mientras por las tardes y noches  estudiaba la carrera de Lengua y Literatura en la Universidad de La Habana.

Luego vinieron los tiempos de los cargos de dirección docente: subdirector de la Escuela de danza, Director de ese mismo centro, Director del Centro de Superación (CNSEA), Asesor en la antigua Dirección de Enseñanza Artística, Decano de la facultad de Música y, actualmente, Director del Conservatorio Amadeo Roldán, todo esto, sin dejar de impartir sus clases.

En los años ochenta comenzó esa etapa más conocida para quienes no son del mundo de las escuelas de arte, la de comunicador, conductor y realizador de programas musicales. Primero fue Toda la música, para CMBF, más tarde serían los programas de la TV y Universidad para todos.

Más tarde apareció otro tipo de actividad en su vida, la dirección de la Agrupación de Música de Concierto y de la Orquesta Sinfónica.

Con estas tres líneas de actividad ha andado Chorens durante ya muchos años. Profesor y dirigente docente, comunicador y directivo de la Música. Todo esto sin haber mencionado aún los muchos planes y programas de estudio elaborados, los folletos y libros escritos para la enseñanza.

Su afán de superación lo llevó a cursar una segunda carrera universitaria, Musicología, y más tarde, una maestría en música… ¡Ah! Sin haberse despedido del órgano, su instrumento, a pesar de todo.

Su obra es inmensa, y podemos ver claramente que estamos ante un hombre culto, talentoso, carismático y trabajador, con un liderazgo indiscutido en el mundo de las escuelas de música.  ¿Cómo ha podido hacer tanto? Él mismo nos dio la clave en sus palabras al recibir el Premio Nacional de Enseñanza Artística: — Con amor, con un poquito de amor

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato