Artes Plásticas

Tiempo de collage

Estrella Díaz • La Habana, Cuba

A propósito del Aniversario 16 de Habana Radio, emisora adscripta a la Oficina del Historiador, desde este 28 de enero y hasta el 28 de febrero próximo se exhibe la muestra personal del pintor, dibujante y escultor Carlos Guzmán en la muy visitada galería de la Casa Carmen Montilla, en la emblemática Plaza de San Francisco de Asís —parte antigua de la ciudad.

La exposición incluye 15 collages —de diversos tamaños— concebidos en distintos momentos. Y es que Guzmán desde hace más de 25 años simultanea la pintura con el collage, técnica que —dice— “muchas veces no es estimada en su justa medida y que, sin embargo, en lo personal valoro altamente”.

En Tiempo de collage, que es el título de la exposición, se pone de manifiesto el excelente dibujo que caracteriza a Guzmán y es, también, una manera de dar continuidad al gran tema que desarrolla desde hace mucho: la relación del hombre-máquina-naturaleza.

Imagen: La Jiribilla

En la apertura de la muestra, que fue visitada por el doctor Eusebio Leal, se proyectó el documental de la serie Luces y sombras, de la Productora de Audiovisuales de la Oficina del Historiador, que apenas 27 minutos realiza un apretado recorrido por la vida y la obra de ese artista. Igualmente se presentó una carpeta (de tirada limitada), realizada especialmente para esta ocasión por el Taller de Reproducciones Artísticas René Portocarrero que incluye tres serigrafías impresas en papel manufacturado de igual cantidad de obras que forman parte de la exposición.

Donde recalan los espejismos del tiempo*

Carlos Guzmán bosqueja territorios ignotos, personajes quiméricos, ambientes ilusorios. Convierte de esta manera la poesía en imágenes y la fantasía en hallazgo. Una y otra vez concierta relatos extraordinarios que se entretejen para conformar universos tenuemente ficcionados, narraciones cuya matriz se ancla en las experiencias vivenciales del artista para luego trocarse en parábola.  Compone, así, una alquimia original donde recalan los espejismos del tiempo.

Imagen: La Jiribilla

Ese cosmos particular tiene en el collage una praxis refinada. Las primeras piezas en esta técnica que se reúnen en la galería Carmen Montilla para un Tiempo de collage consignan una data que se remonta a finales de los años 90 y fueron exhibidas en la muestra titulada Ánimas, desplegada en el Palacio de los Capitanes Generales. Luego, el conjunto va expandiendo los formatos y materiales, incorporando objetos de marcada resonancia familiar con Hilos conductores, serie que remonta sus coordenadas al ámbito doméstico y especialmente rinde tributo a la madre perdida, esa que pervive en los diminutos botones multicolores o en las frágiles piezas de relojería antigua. Cierra el conjunto de esta veintena de obras la producción más reciente, conectada con el instrumental óptico, donde el collage deviene retablo, ventana, pórtico. Carlos completa, de esta manera, una especie de ciclo creativo donde la destreza de la línea prevalece a la par que se desdobla la capacidad evocatoria de un enjambre de objetos cuidadosamente seleccionados.

Esta ejecutoria, sin duda, resulta deudora de la vocación de coleccionista que el artista ha ido cultivando a lo largo de estos años. Juguetes, maquinarias, instrumentos, relojes, libros, llaves, mapas se ordenan a su alrededor. No se trata del caos descuidado con que otros simplemente acumulan. Carlos organiza, jerarquiza, investiga, arma y a la vez edifica con todo ello un entramado de belleza y sabiduría. De ahí también esa propensión al uso de las alegorías, los símbolos del renacimiento, las fórmulas físicas o los textos que él mismo se inventa: “En la intercepción de los mundos de la luz y las tinieblas el ojo de Dios y el ojo del hombre cruzan su mirada (…)”.

Claves, artilugios de una sensibilidad que marca sus cotas en la introspección del ser humano. Anagramas de una suerte de hechicero que ensambla y superpone papeles, lentes, luminarias, fragmentos de otras muchas vidas que se juntan en estos collages. Elementos todos de un tiempo que transcurre en las infinitas cavilaciones de Carlos Guzmán.

Tiempo de abrazos**

El primer abrazo de Guzmán con La Habana vieja fue en los 90 y se dio en el Palacio de los Capitanes Generales: en ese emblemático sitio realizó su primera exposición personal titulada Ánimas. Y fue de collage.

Imagen: La Jiribilla

Ahora le obsequia a Habana Radio por su cumpleaños 16 esta exposición que, si bien no es retrospectiva, sí constituye un apretado recorrido por distintos períodos en los que ha cultivado el collage, técnica que nunca ha abandonado y que ha tenido el tino de conjugar con su trabajo de pintor, dibujante y escultor. No hay rompimientos o rupturas entre su quehacer bidimensional y el collage, entre otras razones, porque su tema sigue siendo una constante: la relación del hombre-máquina-naturaleza. También el tiempo y lo que él va dejando o borrando a su paso, es otra obsesión de Guzmán; al de ayer y el de mañana regresa insistente o lo revisita una y otra vez en cada propuesta.

Los enigmáticos, misteriosos y sugerentes personajes nacidos de su ingenio, se escapan de la tela y se posesionan de otros soportes para reafirmar un discurso estético repleto de simbologías: el collage viene siendo el pretexto para rehacer lo hecho y reinventar un nuevo discurso sobre lo expresado tiempo atrás: es dotar de nueva vida a imaginarios anteriores.

No por gusto la exposición  lleva ese título: es este un momento, un instante para unir, para adicionar, para cohesionar; quizá para cerrar un espiral creativo y recomenzar uno nuevo: estamos en Tiempo de collage, en tiempos de abrazar.

 

*Palabras Rubén del Valle, presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, para el catálogo de la exposición.  
**Palabras de Estrella Díaz, curadora de la exposición

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato