La Casa premia, crecen las posibilidades de conocernos

La Jiribilla • La Habana, Cuba
Fotos: Cortesía de Casa de las Américas
 

Otra vez en la Sala Che Guevara de la Casa de las Américas, recinto cuyas paredes guardan el eco de tantas otras celebraciones, el jurado de la edición 56 del Premio Literario Casa de las Américas hizo público el resultado de sus evaluaciones. 

Luego de diez días de lecturas, se anunciaron los galardonados en las distintas categorías convocadas. Autores colombianos, argentinos y cubanos pasan a formar parte del fondo editorial de la Casa o lo que es lo mismo, de la escritura imprescindible del continente. 

 

Total de obras en concurso: 662

 

NOVELA, obras en concurso: 184

El jurado integrado por Ignacio Echevarría, de España; Nona Fernández, de Chile; Luis Negrón, de Puerto Rico; Carol Zardetto, de Guatemala; y Hugo Luis Sánchez, de Cuba; acordó por unanimidad otorgar el Premio Casa de las Américas a la obra:

 

La hoguera lame mi piel con cariño de perro, de Adelayda Fernández Ochoa, Colombia.

Por proponer una vuelta a África como un mítico retorno, en un tránsito que desarma con lúcida reflexión el conjunto de ilusiones que articulan el pensamiento esclavista, colonialista. En un viaje que se convierte en ejercicio de la impenetrable libertad humana y recuerda los vínculos vitales de la herencia cultural, Nay, de Gambia, acompañada de su hijo Sundiata, nunca reconoce el dominio del otro sobre su cuerpo y conciencia.

Menciones:

El río, de Débora Mundani, Argentina.

Tres veces luz, de Juan Mattio, Argentina.

 

ENSAYO DE TEMA HISTÓRICO-SOCIAL, obras en concurso: 31

El jurado integrado por Marta Harnecker, de Chile; Alfonso Múnera, de Colombia, y Zuleica Romay, de Cuba; acordó otorgar el Premio Casa de las Américas a la obra:

Cuba año 2025, de José M. Ferrán Oliva, Cuba.

Por considerar que hace aportes relevantes a la comprensión de la historia económica de Cuba y la necesidad de transformaciones, trazando como horizonte el primer cuarto del siglo xxi a partir de una construcción gramatical clara y dinámica, que permite captar con facilidad problemáticas de gran complejidad relacionadas con los retos que enfrenta el proyecto socialista cubano.

Mención:

El problema racial en Cuba (los primeros libros de Nicolás Guillén), de Guillermo Rodríguez Rivera, Cuba.

 

POESÍA, obras en concurso: 235

El jurado integrado por Piedad Bonnett, de Colombia; Manuel Orestes Nieto, de Panamá; Tony Raful, de República Dominicana; Ariel Silva Colomer, de Uruguay, y Alex Fleites, de Cuba; ha determinado por unanimidad otorgar el Premio Literario Casa de la Américas a la obra:

Bajo el brillo de la luna, de Nelson Romero Guzmán, Colombia.

Por la ingeniosa sucesión de los recursos verbales que fluyen con asombrosa riqueza de imágenes, así como los soportes estructurados de una angustia vital, que hace de los autorretratos y de otras obras plásticas de artistas, un contrapunto de confesiones fantasmales y oscuras que logran abordar con éxito el cálido escenario de sus nostalgias en una consumación ontológica de sí mismo bajo el absoluto brillo de la luna.

Menciones:

La estación, de Alejandro Castro, Argentina.

El sastre, de María Malusardi, Argentina.

 

LITERATURA BRASILEÑA, obras en concurso: 71

El jurado integrado por Sylvie Josserand Colla, de Francia; Silviano Santiago, de Brasil, y Julia Calzadilla, de Cuba, después de haber dado lectura y discutido amplia y detenidamente los libros presentados, acordó otorgar el Premio Casa de las Américas a la obra:

Minha vida sem banho, de Bernardo Ajzenberg. Por su originalidad, el empleo del simbolismo, el tratamiento de las grandes cuestiones del siglo xx (entre otras, el holocausto y la dictadura militar), y otras actuales como la problemática ecológica; todo ello presentado en una narración de estilo peculiar que recupera lo irónico y lo absurdo típico del Machado de Assis de Memórias Póstumas de Bras Cubas –que convierte a su autor en miembro representativo de esa nueva generación de novelistas brasileños que posee una marcada voz propia.

Mención Especial:

Na oscuridão, amanhã (novela), Rogério Pereira.

Menciones:

Tempo Solto (poesía), de Amálio Pinheiro.

Garimpo (cuento), de Beatriz Bracher.

 

LITERATURA LATINA EN LOS EE.UU., obras en concurso: 25

El jurado integrado por Aileen El-Kadi, de Brasil; José A. Mazzotti, de Perú; y Margarita Mateo, de Cuba; después de haber dado lectura y discutido los libros presentados, acordó otorgar el Premio Casa de las Américas a la obra:

Un kilómetro de mar, de José Acosta, República Dominicana.

Por constituir una impecable narración sobre los avatares de dos adolescentes en los años 60 en República Dominicana, sin dejar de incluir a un personaje desencantado de su vida en Norteamérica, la influencia de los cómics sobre vaqueros en la cultura popular y una mirada actualizada sobre los últimos años de la dictadura trujillista, combinados en un relato ágil, con un manejo del lenguaje que en numerosos momentos llega a ser poético.

Mención honrosa:

A Cup of Water Under My Bed. A Memoir, de Daisy Hernández, Estados Unidos.

 

LITERATURA PARA NIÑOS Y JÓVENES, obras en concurso: 116

El jurado integrado por Edgar Allan García, de Ecuador; Ema Wolf, de Argentina; y Rubén Darío Salazar, de Cuba, decidió por unanimidad otorgar el Premio Casa de las Américas a la obra:

El niño congelado, de Mildre Hernández, Cuba.

Por ser una obra risueña, paródica y desprejuiciada donde se muestra una cotidianidad que no es tranquilizadora, sino más bien surrealista, donde todo está a la vista del que quiera enterarse, sin mensajes aleccionadores, mediante guiños a una realidad plena de conflictos y contradicciones.

Menciones:

Cuando llega el dragón, de Maricel Palomeque, Argentina.

Ojo de agua, de Christian Nelson Medina Negrín, Cuba.

 

PREMIOS HONORÍFICOS

Por decimoquinta ocasión la Casa de las Américas otorga premios de carácter honorífico a libros relevantes de autores de nuestra América, o sobre temas latinoamericanos, en los géneros de poesía, ensayo y narrativa. Este año fueron considerados libros publicados en español en 2012 y 2013.

 

Premio de poesía José Lezama Lima

La novela de la poesía, de Tamara Kamenszain, Argentina.

Por reunir el conjunto de una trayectoria poética deslumbrante.

 

Premio de ensayo Ezequiel Martínez Estrada

Intelectuales indígenas en Ecuador, Bolivia y Chile. Diferencia, colonialismo y anticolonialismo, de Claudia Zapata Silva, Chile.

Por acercarse con profundidad y agudeza al creciente protagonismo político de los movimientos indígenas y a la refundación de discursividades propias en tres lugares paradigmáticos de la América Latina.

 

Premio de narrativa José María Arguedas

El libro uruguayo de los muertos, de Mario Bellatin, México.

Por el modo en que teje historias que escapan a la lógica tradicional, con una sintaxis reveladora de la singular poética de su autor

 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato