Julio regresa a su Casa cubana

Wendy Amigó Vega • La Habana, Cuba
Fotos: Cortesía de Casa de las Américas 
 

Desde su fundación hace ya más de cinco décadas, la Casa de las Américas se ha instituido como centro de referencia indispensable para intelectuales y creadores latinoamericanos. Ya desde los primeros años, devino espacio generador de diálogo y promotor de la producción y la investigación de diversas manifestaciones culturales. La literatura, por ejemplo, ha ocupado siempre un lugar protagónico. Con la creación en 1960 de la revista Casa de las Américas, el Fondo Editorial y el Premio Literario, la Casa fue lugar de reunión para aquellos interesados en la promoción y desarrollo de la literatura desde y para Latinoamérica.

Imagen: La Jiribilla

Así, en 1963 llegó a Cuba por primera vez Julio Cortázar, y en aquel momento su participación como jurado del Premio Literario Casa de las Américas fue el detonante de un cambio que influiría profundamente en su vida y su obra. Sobre esto escribiría en 1967 en la revista Casa de las Américas:

El triunfo de la Revolución, los primeros años del gobierno, no fueron ya una mera satisfacción histórica o política; de pronto sentí otra cosa, una encarnación de la causa del hombre como por fin había llegado a concebirla y desearla. (…) En mi segunda visita a Cuba (…) me sentía en un punto donde convergían y se conciliaban mi convicción en un futuro socialista y mi regreso individual y sentimental a una Latinoamérica de la que me había marchado sin mirar hacia atrás muchos otros años antes. [1]

Comenzó entonces, entre la Casa y Cortázar, una “larga y apasionada relación que incluyó varias estancias, la publicación de libros, la grabación de discos, la participación en el Comité de colaboración de la revista Casa y en algunas polémicas. Relación, por cierto, que llegó al punto de hacer difícil hablar de Cortázar sin mencionar a la Casa, o de esta sin mencionarlo a él”. [2]

Imagen: La Jiribilla

"(...) Llegó a ser d​ifícil hablar de Cortázar sin mencionar a la Casa, o de esta sin mencionarlo a él".Al celebrarse en el pasado año 2014 el centenario de su natalicio, la Casa aprovecha la oportunidad de rendirle merecido homenaje a este colaborador y amigo entrañable. Es así que, tomando como marco el evento a través del cual llegara por primera vez a nuestra institución, el Premio Literario, celebramos la vida y obra de quien se instituye como un escritor de referencia indispensable dentro de la literatura latinoamericana.

Cortázar-Cuba. Cartas cruzadas inunda de recuerdos la Galería Latinoamericana: los textos de decenas de misivas intercambiadas entre Cortázar y personalidades cubanas con las cuales mantuvo estrechos lazos, en una época donde cartas y telegramas eran la principal vía de comunicación. A la correspondencia se sumarán las fotografías de momentos compartidos, recuerdos de sus obras publicadas en Casa, grabaciones de sus textos y otros elementos que harán al espectador sumergirse en el mundo de este escritor amante de la músicay la literatura, defensor de sus ideales pero, ante todo, amigo.



[1]Julio Cortázar: “Carta del 10 de mayo de 1967”, Revista Casa de las Américas, año XXV, n. 145-146, julio-octubre de 1984, p. 63.
[2]Casa de las Américas. 1959-2009. p. 39.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato