De fiesta la magia

Enrique Pérez Díaz • La Habana, Cuba

El libro para niños debe ser siempre una fiesta, un regalo para que el pequeño se recree en la lectura y deguste tanto texto como imagen y haga del libro algo suyo, de lo que no se pueda olvidar jamás por la grata impresión que ese algo le produjo.

A veces, el ropaje con que se viste una buena historia es tan inadecuado que no se cumple el sueño del editor (mucho menos el del autor) y el libro no llega como estaba previsto a la infancia y se pierde ese magia que permitiría, de otro modo, hacer crecer al posible lector.

Pocas veces un esfuerzo editorial cuaja o tiene éxito en su misión, sobre todo cuando no se imbrican estos factores que pueden hacer del libro el mejor regalo para un niño lector, pues la imagen no enriquece el texto sino más bien lo niega y allí queda el libro, en silencio y el olvido, sin conseguir el fin para el que fue creado y soñado.

Pero afortunadamente, también hay veces en que sí se logra el milagro de la comunicación y este, al que voy a referirme hoy es un caso afortunado.

Imagen: La Jiribilla

Me complace sobremanera presentar la sencilla, hermosa y esmerada colección de simpáticos libros con que Selvi, editorial valenciana que se presenta en la FIL 2015, premia a los niños a partir de ocho fábulas del folclore cubano maravillosamente contadas por un maestro como Miguel Barnet —cuyo antológico libro Akeké y la jutía conoce numerosas ediciones y es ya considerado como un clásico del género—, todo un profesional como el cuentacuentos Jesús Lozada y el joven Maikel Chávez García, escritor, dramaturgo de larga experiencia y gran cosecha de lauros en su haber.

Si deseas saber por qué Al camaleón le sale la envidia, en qué se diferenciaban Los carapachos de tortuga y jicotea, cómo aspiraban a verse el Cangrejo moro y cangrejo de tierra para ser felices y el misterio que envolvía a El sijú y la lechuza que les hacía quedarse silenciosos y meditabundos mientras todos bailaban alegres, deberás leer los cuatro libritos con que nos regala Miguel Barnet como parte de la serie Akeké y la jutía. Selección de cuentos, que inicia la publicación de su emblemática obra bajo el sello de Selvi, que ya para el futuro se plantea rescatar otras fábulas del autor de Biografía de un cimarrón.

Con una prosa lograda y de gran lirismo y humor, Jesús Lozada Guevara por su parte entrega la aleccionadora historia de El potro negro y el buey cuya moraleja tiene mucho que enseñar a todos, también el hermoso cuento de princesas (a la cubana) que se titula El mono de nueve colas y una magnífica fábula que explica el origen de uno de los más grandes conflictos de la historia, la eterna pugna entre gatos y ratones, relatada de manera original en el cuento De gatos y ratones que tiene asombrosa actualidad.

Por su parte el joven dramaturgo Maikel Chávez García trae una historia de Chichiricús aderezada con un lenguaje que no por moderno deja de ser cubano y respetar el origen del mito afrocubano en su cuento El güije que llegó a la luna en un papalote, en el cual asombra por su libertad formal y el modo en que conduce a su lector por una historia llena de humor y alegría.

Imagen: La Jiribilla

Este tesoro de cuentos se completa con las magníficas y creativas ilustraciones de Dieiker Bernal y Anabel Medina, un creativo matrimonio de soñadores que dan un aire diferente y atrevido a la ilustración cubana para niños y con su técnica sencilla, pero esmerada y muy moderna, refuerzan el humor, la imaginación y todo el candor que emanan de estos relatos. También cuentan los libritos de Selvi con la cuidada edición de Elaine Febles, bajo la dirección ejecutiva de Iris Gorostola.

Creo que no exagero al decir que todo niño se sentiría feliz de tener en sus manos esta tan sencilla como hermosa colección de libritos que, de manera creativa, consiguen elevar su imaginación a partir de rescatar lo mejor de la tradición aunque contado con un lenguaje moderno.

Felicitemos calurosamente a Selvi editorial por esta iniciativa de rescate de nuestro folclor y por los infinitos caminos de divulgación que para nuestra cultura significa retomar para los niños estas ocho fábulas de amor, de sueño, de amistad, fantasía y confianza en las mejores virtudes, esas que son capaces de vivir por siempre jamás. Y por supuesto, confiemos en que pronto vamos a tener otros regalos semejantes para todos los niños que aman los cuentos, aquellos que viven contando cuentos y también, todos esos que nunca dejan de ser niños y aman un buen cuento, sin importarles cuan antiguo sea…

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato