Premio Abril celebra la vida

Hilario Rosete • La Habana, Cuba
Fotos: Luis Pérez Borrego
 

“No sé si soñaba, / no sé si dormía, / y la voz de un ángel / dijo que te diga: / celebra la vida”.

Repasando la letra de Celebra la vida, tema referente del cantautor argentino Axel Patricio Fernando Witteveen Pardo, más conocido como Axel, comenzó el festejo por el renacimiento del largamente soñado y por fin rescatado Premio Abril de Literatura. La Casa Editora homónima de la UJC —la cual durante años convocó el certamen— a las puertas de su aniversario 35 y del X Congreso de la organización juvenil rescató la entrega y recién otorgó los galardones del 2014.

Imagen: La Jiribilla

El premio anual de Literatura busca estimular la creación literaria dirigida a la niñez, la adolescencia y la juventud. Se concursó en el género narrativa, con una obra inédita, en las dos modalidades ya mencionadas: Literatura dirigida a la niñez, y Literatura para adolescentes y/o jóvenes. Los textos ganadores se incorporarán a su catálogo de publicaciones.

Se presentaron 18 obras correspondientes al género Narrativa, todas venían con un seudónimo. Por lo útil que resultaría al aprendizaje del “pasatiempo ciencia”, el tribunal recomendó publicar Con mi juego de ajedrez, de Nilo Noel González, El profe. Asimismo, por la originalidad de algunos de sus textos, viajeros entre el absurdo y la irreverencia, de lenguaje sencillo y adecuado manejo de la ficción, concedió una mención al libro de cuentos Elmita y el papel en blanco, de Diana Castaños, Anita.

Por unanimidad, se otorgó el Premio Abril de Literatura infantil 2014 a Chimbe, de Olga Montes, Kata Tjuta. A pesar de involucrar numerosos personajes, escenarios y situaciones, no pierde el hilo conductor; atrapa desde el principio por el modo en que introduce el personaje principal; con lenguaje característico del medio rural, respeta las costumbres y formas de expresión campesinas; nos permite disfrutar la flora y la fauna cubanas; ora con divertimiento, ora con inquietud, descubre la vida y costumbres de un animalito casi en extinción convertido en inusual mascota.

Niños de la noche, de Eudris Planche Savón, Sir Planchet, y a Te seguiré hasta el fin del mundo, de Eldys Baratute Benavides, El correcaminos, resultaron menciones en la categoría de Literatura juvenil —sin distinguir una de la otra— al seducir  la prosa de esos títulos y sus historias, así como la solidaridad y la simpatía que despiertan sus personajes.

Imagen: La Jiribilla

Finalmente el Premio Abril de Literatura juvenil 2014 fue conferido a Las minas del olvido, de Víctor Hugo Pérez Gallo, Nigromancia, al ser considerado un texto ingenioso, de ágil y fluida prosa y de un riquísimo lenguaje. Difícil resultó buscar paralelos en la tradición nacional, y hasta se sucedieron las comparaciones con importantes textos escritos en importantes centros literarios del mundo; de ahí su singularidad.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato