María Elena Cicard:

“Hay que permearse del universo imaginativo del niño”

Thais Gárciga • La Habana, Cuba

De los múltiples lauros que María Elena Cicard Quintana ha recibido, el Premio Nacional de Diseño del Libro 2014 tiene un significado diferente y único, por supuesto. Es el reconocimiento a una trayectoria vital. Una mujer que se inició como emplanadora hasta convertirse en la jefa de diseño gráfico de la Editorial Gente Nueva.

Fue en este mágico lugar donde conoció a muchos de los más relevantes pintores, ilustradores, editores y escritores cubanos que prestigian nuestros textos infantiles con sus bolígrafos, lápices, pinceles y acuarelas. Algunos de ellos se dieron cita en la Sala Nicolás Guillén de La Cabaña para aupar a quien por muchos años alimentó en colores y formas la fantasía de no pocas generaciones.

Imagen: La Jiribilla
María Elena Cicard ha dedicado gran parte de su vida al diseño relacionado con la literatura infantil
 

Su vida laboral comenzó en la editorial Arte y Literatura. Tras cumplir sus prácticas productivas durante un año, pasa a formar parte de la nómina del departamento de diseño de la Editorial Gente Nueva en 1986. Allí permanece hasta 2011 cuando cumple un cuarto de siglo de crear y hacer soñar ininterrumpidamente.

Estudió Realización e ilustración informacional cuando aún no se había creado el plan de estudios de la carrera de Diseño Gráfico. “Luego de graduarme fue que abrieron las matrículas de Diseño como carrera universitaria. Hasta ese entonces la única oportunidad para estudiar esa profesión era el técnico-medio. Tiempo después yo empiezo el curso para trabajadores en la carrera de Periodismo. Supuestamente nos graduaríamos de comunicadores sociales, pero egresamos y todavía no se había aprobado el plan de enseñanza para este campo, entonces recibí el título de periodista en la especialidad de Diseño Gráfico”.  

Somos responsables de formar el gusto estético y artístico de los niños y niñas. (...)El niño rara vez irá a una galería. Su primer contacto con este mundo es a través de nuestro trabajo.  

¿Por qué escogió el diseño dedicado a la literatura infantil?

El diseño del libro es algo mágico. Enfrentarse a los espacios en blanco, dedicarle tiempo, idearlos y darles vida es bello, sin discusión. Empecé en Gente Nueva porque era donde había plazas vacantes de diseñador, pero desde que estaba en Arte y Literatura ya me gustaba el diseño infantil. Me enamoré de esta difícil profesión, y te digo que el público infantil es el más exigente que hay: no está comprometido y siempre dice lo que piensa”.  

Sin la pedantería ni la vanidad de conocimientos que varias décadas de experiencias pudieran acumular, me corrige Cicard cuando le pregunto por la portada como el elemento principal que atrapa al público, sobre todo a los infantes, por lo atractiva que debe ser su propuesta. “En el medio editorial decimos `cubierta´ y `contracubierta´; lo que entiendes como `portada´ se aplica a las revistas, en un libro la portada es la página tres”.

Igualmente el interior es fundamental. “Para mí hasta que no logres una solución coherente en las páginas interiores no debes pasar a la cubierta; esta es el resultado final de lo que obtuviste dentro luego de permearte de todas esas imágenes y ese cosmos imaginativo”.

¿Por dónde se empieza cuando se reúnen en el departamento a conformar el libro como producto?

Lo primero es concebir todos los espacios, el tipo de letra, formatos, características. A continuación se llama a un ilustrador que se identifique con la línea ilustrativa del texto, valga la redundancia, y finalmente el libro regresa al departamento de diseño donde reiniciamos el trabajo creativo.

Imagen: La Jiribilla
Le es entregado el Premio Nacional de Diseño 2014, en la sala Nicolás Guillén de La Cabaña,
durante la 24 Feria Internacional del Libro de La Habana, 2015

¿Quién es el dueño del libro?

—El autor— digo yo, ignorante de las intrincadas rutas camino a la publicación.

—Aquí empieza la polémica— sentencia María Elena. Por eso —continúa— me gusta siempre recalcar que el dueño del libro es la editorial, no el autor. El segundo es el dueño literario absoluto, pero en el momento en que vende sus derechos, su obra pasa a ser posesión del sello editorial. Hasta ese instante el libro permanece en planas. El editor es quien media en nuestra relación con los escritores, como máximo representante del título y del autor.

¿Tiene algún rito o sigue patrones específicos para concebir la visualidad de un libro? ¿Cómo balancea los colores y las figuras, por ejemplo, las abstractas?

Leerse lo que se va a diseñar y estudiar mucho. Somos responsables de formar el gusto estético y artístico de los niños y niñas. Usualmente el primer objeto de arte que ellos toman en sus manos son los dibujos y las ilustraciones de estos materiales didácticos. El niño rara vez irá a una galería. Su primer contacto con este mundo es a través de nuestro trabajo.  

Yo usaba mucho la figura geométrica por ser el primer elemento que el niño reconoce. Muy pocas veces utilicé las figuras abstractas.

Entre las décadas de 1990 y 2000 el escenario editorial languideció ostensiblemente. La cantidad y calidad de impresiones decrecieron por lo exiguo de los materiales: hojas, tinta, etc..., y por el costo de producción, por tanto, había que optimizar los recursos existentes para labrar el arte con lo que hubiera disponible. “Durante muchos años yo aprovechaba al máximo todos los espacios de cubierta y contracubierta puesto que era lo único que salía mejor impreso”.

Si pudiera mejorar algún aspecto del trabajo de diseño editorial para libros infantiles, ¿qué sería?

Es decisiva la formación de nuestro perfil para poder enfrentar más tarde todo lo que vendrá en cuanto a retos profesionales. Hoy día hay muchos que conocen al dedillo los programas que usamos para trabajar, manejan las máquinas (computadoras) a la perfección —yo les llamo choferes de máquina—, sin embargo no son diseñadores”.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato