Encuentro con Luis Britto García

“Una apuesta por la identidad latinoamericana”

Ana Lidia García • La Habana, Cuba

Cuba ocupa un lugar muy importante en la memoria de los latinoamericanos. Para mí desde los años 70 del siglo XX ha sido una especie de pasaporte hacia la vida, el lugar donde conocí a una infinidad de escritores bolivianos, chilenos, peruanos, uruguayos… como Mario Benedetti”. Quizá por ese amor especial que siente por la Isla, el escritor, ensayista y profesor Luis Britto García visita casi todos los años la Feria Internacional del Libro. Venezolano de nacimiento y latinoamericano de espíritu y convicción, el también historiador y dramaturgo se ha posicionado desde joven a favor de los reprimidos y las izquierdas del continente, en contra de la penetración cultural, política y económica del imperialismo en los países de Nuestra América.

Imagen: La Jiribilla

De ahí que en el espacio Encuentro con…, al cual estuvo invitado, dedicara profundas reflexiones al tema de la resistencia ideológica desde esta parte del orbe. “La industria del entretenimiento está dominada por el sentido del consumo. Los intelectuales debemos luchar contra el dogma de que esa es la alternativa correcta”, expresó. Siguiendo esta línea de análisis, la periodista Magda Resik, conductora del diálogo, incitó a Britto a mencionar algunas pautas que contribuyan a preservar la identidad continental. El fortalecimiento de la comunicación de servicio público con el establecimiento de medios libres y alternativos, la creación de una legislación que regule el papel de los medios y la producción de contenidos propios, fueron algunos de los elementos mencionados por el autor de Los fugitivos y otros cuentos (1964) y Pirata (1994). “Nuestra originalidad es la clave para contrarrestar las carencias y las influencias externas. Es difícil pero posible. Siempre recordemos que el estado en épocas coloniales logró imponer en América Latina dos lenguas romances y una sola religión”, sentenció. 

El artífice de Dictadura mediática en Venezuela: Investigación de unos medios por encima de toda sospecha, se refirió también a la difícil situación que se vive en su nación donde conviven las cadenas públicas y privadas con mensajes totalmente contrapuestos. En tal sentido, recordó el clima destituyente construido por las grandes televisoras, que impulsaron e implementaron una campaña contra el Comandante venezolano Hugo Chávez Frías, para apoyar el Golpe de Estado de abril de 2002. “Y tenemos que estar preparados, porque como mismo sucedió en Venezuela y muchos años antes en Chile con Allende, EE.UU. continuará apoyando estos mecanismos desestabilizadores. La agresión mediática, la denuncia jurídica, el bloqueo económico y el incentivo de movilizaciones populares que justifiquen golpes de estado, son aspectos de un guion que se repite en nuestros pueblos”, manifestó.

“La industria del entretenimiento está dominada por el sentido del consumo. Los intelectuales debemos luchar contra el dogma de que esa es la alternativa correcta”

En este momento del intercambio, hizo alusión a los cambios que tienen lugar en la política y la economía del mundo actual. Aseguró que la gran potencia del Norte está perdiendo su hegemonía y Latinoamérica ya no es la misma: “Hombres y mujeres como Evo Morales, Lula da Silva, Dilma Rousseff, Cristina y Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Rafael Correa y otros, han cambiado el destino de nuestros pueblos. El dominio ya no es de la derecha, las izquierdas han comenzado a organizarse”. 

Luis Britto, quien también ha sido caricaturista y guionista cinematográfico, confesó que escribe para un lector “extremadamente culto”, por eso no pone frenos a sus ideas a la hora de concebir una obra. Con Las orgías imaginarias, título presentado durante el Encuentro con…, invita a las personas a sumergirse en un mundo que parte de la realidad para llegar a lo imaginario. “Pensaba hacer un libro de ensayos sobre la utopía, pero me dije «por qué no hacer un relato sobre los utopistas históricos»”. De esta forma, dedicó páginas a Platón, Charles Baudelaire, Carlos Marx, Tomás Moro, Johann Sebastián Bach, Fiodor Dostoievski, Marqués de Sade, el escultor Miguel Ángel, entre otros.

En el relato sobre Platón, ficciona sus imágenes filosóficas, así como el mito de la caverna y las teorías sobre el resurgimiento. Mientras, en el dedicado a Carlos Marx plantea que en el drama de este gran ideólogo, los personajes trascienden de las personas a las clases sociales. “Actualmente estamos caminando en una obra de Marx hasta el final inevitable de la historia”, concluyó el ensayista venezolano.

Imagen: La Jiribilla

El volumen, editado por primera vez en 1984 y que en esta ocasión Editorial FUNDARTE puso a disposición del público en el Pabellón de Venezuela, también incluye las impresiones del autor sobre la comercialización de la droga, a la cual denomina como una de las tres industrias más productivas del mundo, “una empresa de la muerte y el suicidio en vida” junto a los hidrocarburos y la bélica.

Durante el intercambio compartió con los presentes fragmentos de los relatos Aposentos y Ciudad de las manos. Los relatos de este libro fueron definidos como “tiros al vacío, papeles lanzados en una botella para ver quién los recoge y los considera verosímiles”. Al respecto, Resik acotó: “Digamos mejor, que ha sido este nuevo formato y tema, la forma encontrada por usted para acercar reflexiones mucho más profundas sobre la vida contemporánea a los lectores”.

Además, Britto es autor de los textos Vela de armas (novela), Golpe de gracia (narraciones humorísticas), Andanada (minicuentos), Rajatabla (cuentos), Abrapalabra (novela), entre otros tantos. Con los dos últimos títulos mencionados, obtuvo Premio Casa de las Américas en los años 1970 y 1979, respectivamente. Sobre la primera vez que mereció este galardón, el intelectual declaró: “para mí tuvo una gran significación, sobre todo porque en el jurado había otro joven, Eduardo Galeano, quien dijo cosas muy elogiosas sobre mi libro, las cuales me hacen sonrojarme aún”.

De aquella Cuba que visitó cuando le fue otorgado el reconocimiento, recordó cuánto le conmovía este país que incluso sometido a un feroz bloqueo por el mayor poder imperialista de la tierra, garantizaba a todos sus habitantes educación, salud pública, seguridad social y trabajo: “A pesar de los errores cometidos, en líneas generales, el resultado era impresionante para los pueblos de América Latina, que no habían podido resolver ninguno de estos problemas”, rememoró el igualmente acreedor del Premio Latinoamericano de Dramaturgia Andrés Bello (1980), del Premio Nacional de Literatura de Venezuela (2001) y del Premio Alba Cultural en la mención Letras (2010).

Como pensador incansable de su cotidianidad, un hombre que, como anotó la periodista argentina Stella Calloni al término del diálogo acontecido en la sala Nicolás Guillén, “siempre nos alerta y nos guía con sus valoraciones sobre los fenómenos que ocurren en la región y en el orbe”, este intelectual no cesa en su deber de continuar divulgando saberes, proponiendo, construyendo la América toda desde la palabra.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato