De Camp Kinderland a la Avenida Paseo, viaje contra la injusticia

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Justo donde la avenida Paseo, en El Vedado habanero, se abre a la Plaza de la Revolución, una pequeña plazoleta, a la altura de la calle 29, acoge un modesto pero significativo monumento a la memoria de los esposos Rosenberg. En el modelado de las efigies de Julius y Ethel, empotradas en un  muro de ladrillos rojos,  intervino el desaparecido escultor José Delarra.

Entre quienes animaron la construcción del memorial estuvo una mujer de pequeña estatura, ojos brillantes y energía desbordante, Estela Bravo. Sui nombre en Cuba y otras partes del mundo se asocia a una obra documentalìstica con títulos imprescindibles como Los marielitos (1982), Niños desaparecidos (1965), Niños endeudados (1987), El Santo Padre y la Gloria (1987), Mandela en Cuba (1991), Fidel, la historia no contada (2001) y Operación Peter Pan (2013).

Pero desde mucho antes, esta activista e intelectual norteamericana radicada en Cuba y compañera en la vida de un científico y entusiasta colaborador de su obra, el doctor argentino Ernesto Bravo, había desarrollado una incesante labor por dar a conocer en la Isla el legado de los Rosenberg.

Como aquí sabemos —otros lamentablemente, en los propios EE.UU., lo desconocen— este matrimonio norteamericano, en pleno fragor de la Guerra Fría y de la cacería de brujas macarthysta— fue acusado de espiar a favor de la Unión Soviética y condenado a la silla eléctrica, mediante un proceso amañado marcado por la histeria anticomunista.

Julius y Ethel recibieron la descarga eléctrica fatal el 19 de junio de 1953. Estela, que apenas contaba entonces con 20 años de edad, estuvo entre quienes aquella larga noche esperaron infructuosamente la conmutación de la pena de muerte, reunidos en la calle 17, de Nueva York.

No sé si ya se conocían, pero también allí se manifestaba un joven de origen judío, Billy Rothberg. La amistad entre ambos creció en el tiempo, anudada por una experiencia común, haber vacacionado en Camp Kinderland, un campamento en Tolland, Massachusetts, fundado en 1923 por la organización fraternal de izquierda The Workers Circle.

Por tradición familiar quienes acuden a Camp Kinderland siguen vinculados a ese espacio y ya de adultos contribuyen no solo a su sostenimiento, sino a la promoción de los ideales que propugnan: paz, justicia social, equidad, solidaridad y derechos humanos.

Esos principios han movilizado a los kinderlandistas a solidarizarse con Cuba y organizar dos viajes a la Isla, el primero en 2000. Ahora, con la colaboración del ICAP y su presidenta Kenia Serrano, desarrollaron una agenda de encuentros sociales, comunitarios y culturales que culminaron en el monumento a los Rosenberg, donde departieron con el luchador antiterrorista Fernando González y con Estela y Ernesto Bravo.

Allí habló Billy Rothberg y es bueno que se conozca el contenido de su mensaje, más ahora que parece abrirse una nueva etapa en las relaciones entre Cuba y EE.UU. Rothberg llamó la atención sobre la naturaleza del poder hegemónico en ese país que trata de engañar al resto de la humanidad a partir de un doble discurso: presentarse por un lado como defensores de la justa legalidad y los derechos humanos, mientras por otro violan los más elementales preceptos legales y pisotean a hombres y mujeres en los cuatro puntos cardinales.

¿Cómo se va hablar de debido proceso en el caso de los Cinco, cuyo regreso se debió a la lucha del pueblo cubano y de amigos de causas justas?, precisó. Nunca, recordó las autoridades han reivindicado a los esposos Rosenberg como tampoco se han disculpados ante las víctimas e las agresiones a Vietnam, Granada, Panamá e Iraq.

La memoria de los Rosenberg, en La Habana, debe recordar al mundo el clamor contra las injusticias de un sistema.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato