La historia del rock and roll pasará por Cuba

Michel Hernández • La Habana, Cuba
Lunes, 23 de Febrero y 2015 (12:02 pm)

Los músicos Darryl Jones y Ber­nard Fowler son los primeros Ro­llings Stones en la historia que ofrecerán un concierto en Cuba. Ambos integran la banda The Dead Daisies, que desembarcó ayer en La Habana con la intención de protagonizar un episodio memorable con sus dos presentaciones, fijadas para  el próximo miércoles 25 en el Maxim Rock y el sábado 28 en el Salón Rosado de la Tropical.

Imagen: La Jiribilla

“Estoy honrado y muy emocionado por visitar Cuba. Amo la música y  la cultura cubana, así que tengo ganas de experimentar todas estas cosas en abundancias. Con Los Ro­llings Stones, he viajado mucho pero nunca he estado en Cuba. Sobra decir que me siento muy afortunado por conocer este país”, dice a Gran­ma, el mítico bajista Darryl Jo­nes que comparte el line up de Dead Daisies con su colega de los Stones, Bernard Fowler, y los músicos Jon Stevens (INXS), Richard For­tus y Dizzy Reed, (Guns N’ Roses), Mar­co Mendoza (Thin Lizzy),  Brian Tich (Ozzy Osbourne), John Cora­bi (Mö­tley Crüe) y David Lowy (Red Phoenix).

Hablar de Jones es hacerlo de uno de los pesos pesados del rock and roll. Pero su carrera no queda confinada a las profundidades de este género, ya que también ha sentado cátedra en los terrenos del jazz. Su envidiable expediente recoge colaboraciones nada menos que con el precursor Miles Davis. También ha trabajado a las órdenes de Sting, Peter Gabriel, Madonna y Eric Clapton (y la lista sigue). Y ahora, después de tanta historia, quiere expandir aún más su universo musical viajando a la cuna de los ritmos cubanos.

“Mi introducción a la música cubana fue a través de Cachao. Siempre me han interesado las tradiciones que comienzan en el oeste de África y continúan a través del Caribe, sur, centro y América del Norte. Los músicos cubanos han jugado un papel muy valioso en el mantenimiento de esta vibrante cultura. Por eso esperamos sumergirnos en esta música durante nuestra visita a Cuba”.

Jones considera un gran honor pertenecer a una banda que resume una buena parte de la historia del rock and roll. Integra la alineación de los míticos Mick Jagger y Keith Ri­chards desde 1993 cuando sustituyó a Bill Wyman. Desde el 2012 alterna sus compromisos con las piedras rodantes con su puesto en Dead Daisies. “La programación de Los Stones deja mucho tiempo para hacer otros proyectos. De ahí que varios de sus músicos estemos involucrados  en nuestros propios grupos”.

No hay duda de que uno de los grandes sueños de muchos cubanos es ver en vivo un concierto de Los Rollings Stones. Y para otro de los  integrantes de Los Rollings, el in­combustible Bernard Fowler, ese deseo quizá no este demasiado lejos de convertirse en realidad. “Los sueños se hacen realidad. Por ejemplo con la visita a Cuba yo estoy viviendo un sueño como el resto de los músicos y por tanto, viajar a Cuba dos veces en un año sería fenomenal. Estoy listo para venir con Los Stones cuando sea”, afirma sin tapujos este músico neoyorkino que ha dejado su marca en más de 20 discos de los Rollings durante tres largas décadas.

El vocalista, conocido como el quinto Stone, sorprende cuando revela su clave de acceso al mundo del rock and roll. “Yo me crié en Nueva York y mi primera banda fue de salsa”.

Dizzy Reed es el tecladista de una banda que alcanzó la gloria hace tres décadas con una avasallante filosofía musical con la que el mundo, por momentos, parecía que le quedaba demasiado pequeño. Reed entró a las filas de Guns N’ Roses (GNR) en los años 90 y fue reclutado en la grabación de los célebres discos Illusión 1 y 2. “Lo que trato de hacer cuando tomo el escenario es derrochar toda la energía posible para complacer a las personas que han tomado el tiempo de  venir al  espectáculo. Y creo que ese es el objetivo de Las margaritas muertas también”.

En la actualidad ostenta el mérito de ser el miembro más antiguo de la banda junto a Axl Rose. “He dedicado la mayor parte de mi tiempo en la música y de mi vida a GNR. Ha sido un largo viaje lleno de afecto”.

El músico estadounidense, de 51 años, revela que Guns N’ Roses publicará su nuevo disco “muy pronto” mientras confiesa que ha  esperado desde hace años este concierto. “Tocar en Cuba es algo que siempre he querido hacer realidad y que muchos de mis compatriotas no han podido realizar todavía”.

Dead Daisies ha significado para Reed un viaje a su juventud. Y esto hay que tomarlo muy en serio cuando se habla de un tipo que con 20 años menos  integró una temperamental tropa que, como cualquier rocker de ley sabe, puso el mun­do del rock de cabeza. “Esta banda me ha  hecho sentir joven otra vez. Es por eso que toco rock and roll. Y tocar con Dead Daisies es un infierno de diversión”.

Fuente: Granma

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato