Retos del libro en América Latina y el Caribe

María Carla Gárciga • La Habana, Cuba

El Encuentro de editores y traductores literarios inició este viernes con la Mesa Redonda Retos del libro en América Latina y el Caribe. Moderado por José Antonio Baujín, director de la editorial UH, el panel contó con las intervenciones del destacado intelectual venezolano Luis Britto; Gustavo Blanco, director de Cubaliteraria; la especialista en artes visuales Carina Pino y Yunier Riquenes, director del proyecto de promoción literaria Claustrofobias.

En un panorama donde el universo del libro experimenta cada día nuevas revoluciones, donde, además, coexisten niveles de desarrollo desigual en el mundo de la industria editorial, junto a procesos de marginalización lingüística y una producción desenfrenada que, muchas veces, atenta contra la calidad y estética de la obra impresa; los retos para nuestra región son muchos. En ese sentido, las reflexiones compartidas en la mesa estuvieron encauzadas hacia la concreción de posteriores investigaciones y estudios más incisivos sobre el tema.

“El primer fenómeno interesante está relacionado con las nuevas formas de edición del libro en formato digital”, apuntó Britto, dando apertura al debate. “Es una maravilla poder tener libros en la PC o en un pendrive, porque al lector actual se le están abriendo un cúmulo de posibilidades que incluyen una nueva categoría de biblioteca y un nuevo mundo para la edición y disfrute del libro. Han surgido formas de condensación de la literatura y concentración de significados a través de lenguajes de texto digitales como los tuits y SMS. Se puede esperar mucha banalidad, pero, a la vez, un prodigioso ejercicio de concreción”.

El escritor venezolano abordó igualmente problemáticas como los contratos de los autores con las editoras; la existencia de industrias editoriales e imperios que destacan en la región, como México, Argentina, Uruguay y sobre todo España, que absorbe a los tres primeros; para concluir que lo más importante es “presentar un texto digno de quien lo escribió y de quien lo va a leer”.

Siguiendo el tópico de las industrias editoriales, Gustavo Blanco señaló las diferencias existentes en el propio primer mundo, donde España ha cedido mercado frente a la hegemonía de Alemania. Más adelante, al referenciar el caso cubano, subrayó las dificultades económicas que han mantenido a nuestro país a la zaga, a pesar de los esfuerzos institucionales.

Con respecto al libro electrónico, si bien en la presente edición de la FIL se aprecia un notable aumento en su producción, aún existen prejuicios con algunos formatos digitales y hacia el uso de los softwares abiertos que ofrecen no pocas facilidades. La promoción del libro electrónico se encuentra, a su vez, afectada por las dificultades de acceso en el país hacia los dispositivos electrónicos. No obstante, Blanco elogió el surgimiento de centros como la librería Alma Máter, donde los interesados tienen la oportunidad de descargar libros en formato digital.

Por su parte, el joven Yunier Riquenes compartió con los presentes la experiencia del proyecto Claustrofobias, encauzado a la promoción literaria. En el ámbito hipermedial, llamó la atención sobre nuevos géneros surgidos en la red de redes, como la blogonovela y la tuitnovela. Asimismo, hizo énfasis en el acrecentamiento del consumo audiovisual, que ha traído consigo nuevas formas de lectura, sobre todo entre los grupos de adolescentes y jóvenes.

La periodista Carina Pino cerró las intervenciones del panel con la ponencia Arte en libros: una apuesta en la integración y desarrollo cultural en América Latina y el Caribe. De esta manera, disertó en torno al libro-arte digital, interactivo y multimedial, que permite la visualización de una enorme cantidad de obras a un menor costo que el de soporte de papel; la relevancia de las políticas editoriales en el campo del arte; así como la necesidad de una historia del libro de arte en América Latina y el Caribe, vinculando propuestas locales en un esfuerzo común que transgreda las fronteras. Con relación a Cuba, Pino elogió el trabajo de Ediciones Vigía, fundadores, en el ámbito latinoamericano, del libro arte. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato