Selección de poemas

Moisés Mayán • Holguin, Cuba

iglesia de vitrales obscenos

Te recomiendo practiques con la carne,
para llegar a lo imaginario.

Antón Arrufat

Mientras los seres incorpóreos se humanizan, uno necesita levantar sus estatuas. Basta de navegaciones/brazadas/hundimientos en charcas prodigiosas. Basta de afirmar que nos sostienen cuerdas invisibles, que no somos sino marionetas en el curso precario de los días. Sobre mí las alas blancas, enfrebrecidas de un ángel, el vuelo torpe, rasante de un demonio. Echan suertes. ¿Quién ganará mi alma?

Yo termino un poema y me arrodillo, pido perdón: “Señor, nunca he sabido para qué sirve la escritura, dame la mudez de quien quiere revelar el nombre de su amigo, que con las primeras luces del amanecer encuentre hollados mis papeles. Los versos son como saetas. Maldito el varón que llena su aljaba de poemas anochecidos y en la penumbra prende cirios a sus dioses, ofrece un plato de verduras, derrama la sangre de una tórtola… Maldito. Que los vientos soplen contra los ángulos de su casa y el temor al desastre lo acompañe”.

Le han dicho a mi madre que quien escribe como yo debe ser muy sucio, y ella sufre, porque sólo los de limpio corazón verán a Dios. He visto a Dios, mas hago silencio, sus faldas saturan el área mínima de las confabulaciones: “No calles, no calles”. Una voz dentro de voces remotas. “Si tu callas, las piedras clamarán”. Ni siquiera consigo cenar en paz (peces atrapados en un arroyo cercano, algo de pan), la congregación de los justos me persigue. Desconfío de las estatuas, de los muchachos amistosos, de las adolescentes.

Al alba los amordazados participan de la liturgia, discursan: “El templo es apenas un edificio, la iglesia somos nosotros”. Entre ellos encuentro una banca con mis señas y entono salmos escritos en lo oscuro, salmos devueltos por la luz tenue de los vitrales. Tres clavos bastan para fijarme al madero, el vía crucis en los altos vidrios coloreados, y Eva en un paso de baile alzándose hacia la fruta/las hijas de Lot durmiendo con sus padres en una cueva de Zoar/ y Betsabé que entra desnuda a las termas/ y Salomón, hastiado del amor de las doncellas se permite jugar con los efebos.

En la sangre que gotea de los vitrales lavo mis vestidos, “cuando vengas en tu reino acuérdate, y mi nombre Señor escríbelo con fuego”. Amén y amén.

 

resurrección parcial (I)

Un cuerpo de varón helándose en la tarde itálica
huye sorteando los promontorios de tumbas.
¿Un resucitado?

resurrección parcial (II)

El hombre vuelve a la vida. La fiera no.
La fiera permanece atada a la maldición

Los poemas seleccionados pertenecen al libro Cuando septiembre acabe

 

Ficha: Moisés Mayán Fernández (Holguín, 1983) Poeta, narrador y editor. Es Licenciado en Historia. Egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso (2003). Mecnión en el Premio David (2007). Ha sido ganador del Premio de Poesía Ciudad del Che (2007 y 2013), del Premio Especial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la XXXI Edición de la Jornada de Literatura y Artes Plásticas Regino E. Boti, del Premio de Cuento “Batalla de Guisa” (2009) y del I Premio Gastón Baquero de Poesía, entre otros. Aparece en la selección de jóvenes narradores holguineros Memoria de los otros (Ediciones La Luz, 2006) y en las antologías Rapsodia para el Che (Ediciones Capiro, 2007), El sol eterno (Ediciones La Luz, 2009), Como el fuego que está siempre (Editorial CE-CIC, 2009), Ciudades bajo un mismo cielo (Ediciones La Luz, 2010), Antología de la nueva poesía cubana 1970-2010 (Elefantes Editores, Perú, 2010), El sagrado silencio del valle (Hidden Brook Press, Canadá, 2010) y La isla en versos: cien poetas cubanos (Ediciones La Luz, 2011), así como en el disco El sol eterno (Ediciones La Luz, 2010). Ha publicado los libros de poesía Fábula del cazador tardío (Ediciones La Luz, 2007), El monte de los transfigurados (Ediciones El Mar y la Montaña, 2009), Cuando septiembre acabe (Ediciones La Luz, 2010), y Raíz de yerba mate (Casa Editorial Cuadernos Papiro, 2014).

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato