La provocación a concurso

Cristian Alejandro Cadry • La Habana, Cuba
Lunes, 9 de Marzo y 2015 (3:57 pm)

La madrileña Editorial Hypermedia y el para nada criollo Diario de Cuba, promueven desde hace un tiempo la convocatoria al Concurso de Reportajes Editorial Hypermedia 2015, que llega con el muy “noble objetivo” de promover la práctica de este género narrativo y periodístico. Todo ello,  con una única condición: solo podrán mostrar sus habilidades reporteriles, investigativas y literarias, los ciudadanos residentes en Cuba y que aborden, claro, “puntos de vista diversos sobre problemas inéditos”.

La pregunta es ¿por qué la exclusividad con el público cubano? Quizás porque entre sus bases destaca una cláusula fundamental: “Cuba exige una transformación en su modelo de gobierno y estructuras sociales”. He ahí el punto de vista, la idea primigenia, el motivo de inspiración, que los organizadores le dan a quienes se apunten a enviar sus trabajos, y a quienes recuerden que tendrán más oportunidad de ganar los textos que describan, informen, entretengan y documenten desde otro punto de vista ¿más diverso?.

Lo que queda ahora es preguntarse, entre otros muchos cuestionamientos, por los posibles criterios de selección y premiación que se tendrán para  elegir los trabajos ganadores, pues según se empeña en patentizar este concurso, “solo pretende” lograr un acercamiento ¿distinto? —y más profundo— a la realidad cubana.

En tal sentido, resalta la activa participación de Diario de Cuba, como “órgano de prensa colaborador” y del que se precisa publicará los trabajos “susceptibles”  de ser premiados. Entonces, bien vale preguntarse: ¿se premiarán verdaderamente los criterios técnicos y conceptuales de los mejores trabajos? ¿Se reconocerán en realidad a aquellos que mejor cumplan con los valores del reportaje, como género de géneros, precisado de investigación y objetividad? ¿O premiarán los trabajos que se correspondan con la política informativa de Diario de Cuba o de los criterios discriminativos de Hypermedia, que solo publica a autores marcadamente críticos del sistema cubano, marginando a todos aquellos que se opongan o difieran de sus intereses editoriales?

Resulta que Editorial Hypermedia y Diario de Cuba no solo vuelven a la carga contra el sentido común, sino que ahora también subestiman y ofenden el papel de los medios tradicionales o de los más novedosos, que hoy irrumpen en el panorama web de la cotidianidad cubana, y se lanzan de manera descarnada contra quienes practican el ejercicio del periodismo en la isla.

El propio codirector de Editorial Hypermedia, Ladislao Aguado, confirmó a medios de prensa  que este concurso llega “en un tiempo en que el reportaje como género, tan en boga en América Latina, brilla por su ausencia en Cuba”. La cuestión es si el reportaje, como género, es el que se ausenta en la isla o son sus intereses editoriales. De igual  manera, el directivo debería saber que la producción de este género no constituye tendencia en el periodismo contemporáneo, que migra haca géneros informativos más efímeros, como la noticia o la información.

Los premios, por supuesto los garantiza la propia Editorial, entre otros, con la entrega de sus colecciones, entre las que destaca el “oneroso” proyecto Lluvia de libros: alimentando el pensamiento independiente. Un espacio con firmas “muy independientes” como las de Carlos Alberto Montaner, Antonio José Aponte y Gustavo Pérez Firmat.

Vale reconocer que el verdadero objetivo de este concurso está más que claro: no solo desestimar los valores de productos y profesionales del periodismo y la literatura en la Isla, sino también buscar incentivos para la producción, promoción y distribución de textos que se cuestionen el orden constitucional en la Isla. Se trata, sin lugar a dudas, de otro mecanismo de subversión y engaño que en última instancia terminará premiando a mercenarios de frases rancias, quienes quizá nunca hayan leído —y mucho menos escrito— un reportaje de verdad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato