Una casa nueva hecha con piedras muy viejas

Indira R. Ruiz • La Habana, Cuba

Cuando haya de escribirse la historia de la Cuba actual, aburridos profesores ejemplificarán la escisión de nuestra sociedad en variopintos fragmentos a partir de una monolítica tendencia ideológica. Con tonos parsimoniosos hablarán de la poesía, del nihilismo de la narración, de la “guaracha política”, los diferentes signos de cambio de una sociedad que ahora trata de hallar caminos no trillados para su supervivencia.

Imagen: La Jiribilla

La Guerrilla del Golem hace un acercamiento a esta historia de hoy usando las armas costumbristas de un Héctor Quintero, claro, ya sin el refrigerador de Lala Fundora, sino con otro fantasma social, el de la convivencia de varias generaciones bajo un mismo techo a manera de metáfora teatral.

También hablarán quizá de Menudos pedazos. Esta propuesta de la santiaguera La Guerrilla del Golem hace un acercamiento a esta historia de hoy usando las armas costumbristas de un Héctor Quintero, claro, ya sin el refrigerador de Lala Fundora, sino con otro fantasma social, el de la convivencia de varias generaciones bajo un mismo techo a manera de metáfora teatral.

La lucha entre nuevo y viejo orden es el tema central de esta puesta en escena de Raúl Gómez a partir del texto de Carmen Corella. Los personajes de Menudos pedazos, cual apretado mapa de la sociedad actual encarnan la variedad de tipologías más abundantes en nuestro entorno: la vieja retrógrada que parece recién despertada en Good Bye, Lenin, o más jocosamente a la manera del Ruperto de Vivir del Cuento, metáfora del monolito, de aquello que no quiere cambiar. Por supuesto, toda su parentela encarnará otros tipos también comunes: la maestra que trabaja en un hotel como Mi amigo el ingeniero, de Frank Delgado; el joven metrosexual cuyos objetivos de éxito descansan ya no en la comunidad si no, justificadamente, en la realización personal; la madre, símbolo del espíritu cubano con su delantal de motivos nacionales y su devoción por la Caridad del Cobre; la hija enamorada de un suizo… Personajes todos que socaban la entereza de la piedra, gotas que molestan pero que al final no horadan. 

Imagen: La Jiribilla

El texto, bajo la guisa del “decir francamente”, queda para mera diversión del público, situaciones y diálogos tan chistosos, que sí, causan hilaridad, pero no, no apuntan hacia nada ignorado.

El texto, bajo la guisa del “decir francamente”, queda para mera diversión del público, situaciones y diálogos tan chistosos, que sí, causan hilaridad, pero no, no apuntan hacia nada ignorado. Viejo y nuevo orden no se reconcilian, no se excluyen, continúan su supervivencia cómica aderezados por radios descompuestos y periódicos de hoy en el baño. No le interesa a su autora salir de ese círculo vicioso de enfrentamiento de tipos, no desea el director más que bocetar sobre la escena, haciendo hincapié en los elementos cómicos del texto. Incluso, un final obligado en que las huestes portadoras de las nuevas ideas, finalmente arremeten contra el “saurio”, en franco enfrentamiento. Un huracán, cual deus ex machina los une nuevamente, levanta el techo de la manzana de la discordia que ha sido la casa y “desaparece” por arte de magia al viejo.

Hay algo que no permite a Menudos pedazos ser más certera en su trasmisión de ideas, y es su afán de “abarcar mucho” en un simpe abrazo de poco más de una hora. Quiere ser un producto históricamente correcto y socialmente fidedigno, entregado en preciosa envoltura de celofán. Pero el arte, como la medicina, no cabe en rígidas fórmulas y es ese precisamente el sentimiento tras ver la puesta: rigidez de los personajes y las estructuras propuestas.

Imagen: La Jiribilla

Para los actores es muy difícil crear dentro de esquemas cliché a los que son sometidos, sin embargo vale la pena resaltar el trabajo de Maybel del Río en su Liliana, por la constancia y naturalidad defendidas para su personaje a lo largo de la obra. Quede esta puesta de La Guerrilla del Golem como un primer paso para poner la primera piedra de una nueva sociedad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato