A 110 años de su nacimiento: Lam en el Centro

Margarita González Lorente • La Habana, Cuba

Cada diciembre, para el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, es tiempo de recordación. El ilustre nombre de este artista da mucho que hablar aún en el mundo de las artes visuales. Qué decir de su vida y obra, luego de que tantos prestigiosos investigadores, especialistas y curadores, han dicho. La grandeza de la obra de este creador, lo sitúa como un hito, como algo diferente y especial dentro del arte cubano. Trascendió tanto su legado, que su vida y obra han sido objeto de análisis y referencias para otras manifestaciones como el cine, la danza, la fotografía y la literatura. Este 8 de diciembre celebramos el 110 aniversario del natalicio de Wifredo Lam, artista cubano, nacido en Sagua la Grande, ciudad del centro de Cuba.

Imagen: La Jiribilla

No se trata ahora de hacer un resumen de su obra, ni de explicar la trayectoria de este creador. Con esta exposición que presentamos al público en este diciembre de 2012, hacemos un homenaje más a su vida y obra. Autor que ha marcado pautas en el quehacer del arte nacional e internacional, el Centro que lleva su nombre recuerda cada aniversario de su nacimiento: En su centenario se preparó un excelente programa de actividades, con invitados internacionales; en el 105 aniversario, recordamos las acciones realizadas, sobre todo el curso de postgrado que coordinó la institución y que contó con profesores de lujo, estudiosos de la vida y obra del creador. Ahora, en este 110 aniversario, agradecemos al Museo Nacional de Bellas Artes el préstamo de las obras conservadas en el mismo y al artista Kcho, su colaboración en este empeño. Igualmente, a los panelistas participantes en el encuentro que realizamos sobre Lam y a los autores de los documentales que se exhibirán durante el tiempo que dure la muestra, algunos de ellos de estreno.

Nos encontramos ante un autor completo, con variedad en cuanto a contenidos y formas. Obras que lindan con lo abstracto, el tema afrocubano, el retrato y la figuración. Sobre todo, se advierte la consolidación de los lenguajes del artista, según pasaban los años. El diálogo intercultural en su obra se va expresando desde un sentido de renovación, de estudio y de integración. Veo también en la obra de Lam, un proceso de continuidad, donde cada pieza aporta la materia prima para la siguiente. Quizá consciente o inconscientemente, el pintor lo asumía de esta manera. Creo, además, que la mayor obra de Lam, fue su vida misma.

¿Cómo recordar a Lam, cada día? Aportando lo mejor de nuestras investigaciones, haciendo una buena Bienal para Cuba y el mundo y profundizando cada vez más en los aportes del arte latinoamericano, caribeño, africano y asiático, al arte universal.

Nos ponemos nosotros frente al umbral de toda la obra de este creador, enigmática, sintética, simbólica. Lam, en el umbral del misterio de la vida, caminando sobre una cuerda floja entre Europa, el Caribe y La Habana, para dejarnos un inmenso legado de arte y de vida. Como me dijo un amigo, hace unos días, Lam merece esto y mucho más.

 

Palabras en la inauguración de la exposición Wifredo Lam. Entre la pintura y el grabado. Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. La Habana, 12 de diciembre de 2012.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato