A doscientos años de nuestras primeras leyes

A. S. Yhanes • La Habana, Cuba
Lunes, 17 de Diciembre y 2012 (11:44 am)

Hace aproximadamente 200 años que comenzaron a redactarse las primeras constituciones de América Latina; para analizar el impacto que estas tuvieron en la vida política y social del continente se celebró aquí en La Habana el Coloquio Internacional Bicentenario de las primeras constituciones latinoamericanas, entre el 11 y el 14 de diciembre.

El mismo reunió a un importante grupo de estudiosos sobre el tema, tanto de Cuba y Latinoamérica, como de Europa. Entre las muchas ponencias presentadas valdría la pena destacar la del Dr. Eduardo Torres-Cuevas, presidente de la Academia de Historia de Cuba y director de la Biblioteca Nacional José Martí, quien analizó las implicaciones que tuvo en Cuba la constitución española de 1812. Mientras el académico de la Universidad de La Habana, Joaquín Santana, expuso las valoraciones acerca de dicha Constitución por parte de dos relevantes intelectuales de la época: Félix Varela y José de la Luz y Caballero.

Por su parte, el filósofo español, Antoni Domènech, analizó las claves de la evolución del liberalismo en Europa, Norteamérica e Iberoamérica a raíz de los debates en las Cortes de Cádiz entre 1810 y 1814. Poco después, la historiadora francesa Florence Gauthier explicaba la forma en que incidió la Constitución de 1812 en el sistema esclavista de América Latina.

También se abordó el impacto que tuvo la Constitución de Cádiz en las primeras constituciones escritas en varias naciones de Latinoamérica, como Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, Ecuador, Venezuela, Uruguay, Paraguay, Chile y Argentina. En la mayoría de los casos las conferencias fueron dictadas por especialistas de dichos países.

Imagen: La Jiribilla

El cierre del evento tuvo lugar en la Biblioteca Nacional José Martí. Las palabras de clausura estuvieron a cargo del reconocido historiador cubano Sergio Guerra Villaboy, quien señaló que el evento demostraba la convergencia de diversas instituciones, especializadas en el campo de la historia, involucradas en el esfuerzo común por desarrollar los estudios y las investigaciones históricas en Cuba y Latinoamérica.

“Eso explica —agregó— que hayamos coincidido en esta actividad de clausura el Instituto de Historia de Cuba, la Academia de la Historia de Cuba y la Asociación de Historiadores de América Latina y el Caribe” —principal patrocinadora del coloquio.

Imagen: La Jiribilla

Guerra, además, presentó el número más reciente de la revista Debates Americanos, que publica la Casa de Altos Estudios Fernando Ortiz, el cual contiene un dossier con varios artículos centrados en el tema de las constituciones. El mismo comienza con un texto del propio Guerra titulado “1810 y su significado en la independencia de América Latina”.

A este le sigue un trabajo del Dr. Arturo Sorhegui, “Los dos liberalismos: el hispano y el americano ante el juntismo y la Constitución de 1808”, donde analiza la postura común que tuvieron los diputados hispanoamericanos en las Cortes de Cádiz —tras la ocupación napoleónica en España—, a pesar de no haberse puesto de acuerdo de antemano.

Una estrecha relación con este, guarda el texto “La aristocracia habanera en las Cortes de Cádiz”, de la profesora Janet Iglesias. Se trata de una investigación enfocada en la participación de los diputados criollos en las Cortes y cómo defendieron allí los intereses de la elite criolla de la época.

Guerra recomendó la lectura del trabajo “Entre despotismo y Constitución: La Habana y su Cabildo entre julio y noviembre de 1814”, de Javiher Gutiérrez. Aquí se analiza el impacto que tuvo la Constitución de 1812 tanto a su entrada en vigor en La Habana como tras ser derogada, luego del restablecimiento del absolutismo en España.

También fue inaugurada, en la galería El reino de este mundo, la exposición 18 + 12, la cual recoge el trabajo de 18 ilustradores españoles y 12 latinoamericanos —entre estos un cubano—, que interpretaron, a través de sus obras, la significación histórica de la Constitución de Cádiz de 1812.

Imagen: La Jiribilla

Casi al final de la clausura, el historiador ecuatoriano Jorge Núñez, miembro de honor de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y Caribeños y subdirector de la Academia Nacional de Historia del Ecuador, entregó a la Biblioteca Nacional José Martí, en manos de su director, la edición facsimilar de la Constitución quiteña de 1812, la primera constitución ecuatoriana.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato