Buen viaje, Carucha

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Desde Nueva York, ciudad que acogió sus últimos años, llega a Cuba una noticia capaz de conmocionar cada retablo y corazón de niño en este país: ha muerto Carucha Camejo, alma mater del teatro de títeres en la Isla.   

Imagen: La Jiribilla

Fundadora de nuestro Teatro Nacional de Guiñol, junto con su hermano Pepe, la actriz titiritera, locutora, animadora, profesora, dramaturga, investigadora y directora ha sido un referente no solo de la escena cubana en los años 50 y 60 del siglo pasado; sobre todo, un icono de lo que entre nosotros serían las primeras miradas hacia una renovación integral del arte del títere.

Su Caperucita Roja a lo Centeno; sus puestas de La caja de los juguetes, ballet para muñecos de Claude Debussy y de El pequeño príncipe, de Saint-Exúpery; o su mítico Don Juan Tenorio, de Zorrilla, conectarían definitivamente a la Isla con una tradición universal que, no por milenaria, dejaba de sernos ajena en sus infinitas posibilidades. Con esa certeza, impulsaría también la creación de otros colectivos titiriteros fuera de la capital.     

Imagen: La Jiribilla
Caperucita Roja

Y Carucha, incluso, registró aquel renacimiento de nuestro retablo como luego harían otros, entre ellos el maestro Freddy Artiles. Para la historiografía de nuestras artes escénicas queda, por ejemplo, su texto El Teatro de Títeres en Cuba, publicado por la revista Conjunto, de la Casa de las Américas, en su segundo número de 1964.       

De su conexión permanente con el teatro de títeres en la Isla, aun cuando hacía décadas que residía en EE.UU., da cuenta este mensaje que el colectivo de Teatro La Proa ha hecho circular por vía electrónica:

“Con profundo dolor nos llega la triste noticia del fallecimiento de Carucha Camejo, precisamente cuando regresábamos de una excelente función del titiritero italiano Bruno Leone  junto al Teatro Nacional de Guiñol en la misma sala del [edificio] FOCSA, lugar al que  Carucha dedicara tantos años de entrega y amor. En lo que esperábamos el comienzo de la misma, recordábamos el momento en el que en plena Bacanal del títere [marzo de 2012] escuchamos su voz —ahora sabemos que por última vez— vía telefónica desde Nueva York. Carucha nos deseaba éxitos y nos convocaba a seguir en este hermoso camino que hemos escogido”.   

El suyo, hermoso como ningún otro, no termina este invierno.

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Abrazo enorme al pueblo cubano a quien trato de conocer a la distancia. Me gustaría saber si hay obras de títeres con características locales y como conseguirlas. Javier, Gualeguaychu Entre Rios Argentina.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato