Celebra Carlos Varela sus 30 años de carrera

La Jiribilla • La Habana, Cuba
Fotos: R. A. Hdez

Imagen: La Jiribilla

Más de tres horas duró el concierto con el que el cantautor cubano Carlos Varela celebró sus 30 años de carrera artística. La sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba fue el escenario elegido para el recital que quedó inmortalizado en las cámaras como parte del primer DVD grabado por el artista este sábado 12 de enero.

La noche resultó un repaso por los principales fonogramas de Varela: Jalisco Park, Monedas al aire, Como los peces, Nubes, Siete y No es el fin. Sus canciones, entendidas como crónicas de su generación y de la historia reciente cubana, demostraron seguir conectadas con un público de todas las edades que abarrotó cada uno de los espacios del teatro y coreó temas trascendentales como “Foto de familia”, “Leñador sin bosque”, “Guillermo Tell”, “Memorias” y “Habáname”.

Acompañado al piano por el jazzista Aldo López Gavilán, a cargo de los arreglos, y por la Orquesta de Cámara de La Habana que dirige la maestra Dayana García, la obra del cantautor explotó toda su riqueza musical, con marcada influencia del rock, el pop y la canción. Referencia merece, además, la banda compuesta por Carlos David Suárez en la batería, Julio César Ochoa en el bajo y el joven guitarrista Roberto Luis Gómez, quien demuestra ser una de las promesas de este instrumento en el estilo pop-rock.

Imagen: La Jiribilla

Desde EE.UU. llegó el rockero norteamericano Jackson Browne para compartir a dúo con Varela una versión bilingüe de “Muros y puertas”. Además, fueron invitados el cantautor brasileño Ivan Lins en el tema “No es el fin”y el integrante del grupo puertorriqueño Calle 13, Eduardo Cabra.

Del patio subió el músico X Alfonso, quien confiesa haber encontrado en la obra de Varela una inspiración para componer sus propios temas, y la cantante Diana Fuentes, vocalista por varios años en la banda del cantautor.

Imagen: La Jiribilla

El final del concierto, pasada ya la media noche, reservó la mayor adrenalina para el tema “La política no cabe en la azucarera” donde además de acompañarse por Juan y Samuel Formell, líderes de la orquesta paradigmática de la música bailable en Cuba: Los Van Van, sorprendieron sobre el escenario José Luis Cortés, Giraldo Piloto e Isaac Delgado. La descarga a tiempo de son rockanrolesco ratificó a Varela no solo como uno de los más talentosos e internacionales trovadores cubanos, sino como influencia marcada para toda la música popular cubana.

Carlos Varela comenzó su carrera como trovador a inicios de la década de los 80 del siglo pasado y junto con otros como Santiago Feliú, Frank Delgado, Gerardo Alfonso y Donato Poveda, renovaron el sentido de experimentación musical de la nueva trova y aportaron nuevos temas cercanos a su generación. Desde entonces ha recorrido importantes escenarios de todo el mundo y varias de sus canciones han sido versionadas y utilizadas en el teatro y el cine.

Imagen: La Jiribilla

 

Comentarios

Si algún día llegaras a leer esto, Varela, quisiera que sepas que eres un gran artista, en un gran sentido de la palabra. Para mi eres un ídolo, tus canciones son el idioma que me gustaría hablar... sería genial para mi conocerte y ese siempre será mi sueño. Es probable que mi generación no comprenda del todo ¨tus poesías¨ pero sé que mi conexión contigo va más allá... Es la bella manera en que llenas el silencio del momento más triste de mi vida (sucedió realmente) o las geniales 3 horas que sentí que me regalaste en este maravilloso concierto del que se habla en este artículo. Sé que durarás toda una eternidad, que tu música transitará por las calles de nuestra Habana y que te seguiré queriendo como el poeta que eres para mi corazón

Varela es un músico importante para la cultura cubana. En él se sintetiza la poesía y la crónica de manera directa y eficaz para mostrar una realidad, a veces dura, a veces no complaciente pero como foto que expone el valor testimonial de nuestra época. Realmente ha merecido tener una mayor divulgación de su obra e incluso abrirle espacio en la discografía nacional.
Sus textos son escurridizos a la chabacanería, acompañados por una música actualizada. Su fama no la da, para nada, su ropa de “cura” o sus botas a los cuales ha sido un fiel seguidor a través de los años y que en nada han reñido con las generaciones que lo admira y conoce. Para un trovador no es fácil mantenerse 30 años creando buenos textos y como un “nomo” edificando una carrera artística que merece un nuevo concierto en una plaza abierta.

Tal vez sea una figura que merecía mayor divulgación y reconocimiento en nuestro país, que para mucho tuvo como mensaje siempre la realidad que duele. Es un trovador muy especial, no solo por su vestimenta de "cura" o sus botas, sino por la poesía clara y precisa con la cual expresa las ideas más creíbles o increíbles. Letras originales cargadas de ética o del reflejo del dolor humano que ha sabido reconocer, léase…pero tenías un corazón de mujer…O…están quitando los muros… Es un artista que ha trascendido su generación por la fuerza de su estilo único de cantar parecido a un lamento mediante el “fraseo conversado” de su interpretación. Ha sido fiel a su imagen rebelde inicial sin que melle su aceptación generacional porque ésta se esfuerza por traducir sus mensajes poéticos como forma de alisios humanos.

Qué pena que haya sido en un teatro tan pequeño

Grandes músicos y un Grandísimo Concierto.
Gracias Varela

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato