Alicia Alonso: Doctora Honoris Causa en Relaciones Internacionales

Como la flor, Alicia...

Pablo Armando Fernández • La Habana, Cuba

Para Alicia con mucho amor

 

Su nombre, Alicia, traía consigo

las maravillas que la Luz esparce

entre sus elegidos.

En la danza, la música propulsa 

sus pies para que asciendan

a los tronos celestes y corporice en ellos

dones de la gracia, que divinizan

el andar por los predios cósmicos, terrenales.

Brazos y manos en compás acogen

los signos que los números revelan.

Rara avis, surca el azul que ofrece sus reflejos

a las aguas del mar, donde navega

hasta alcanzar la arena, que la devuelve a casa.

 

Como la flor, Alicia, mientras el cuerpo gira,

sus pies propagan aromas y colores,

se les ve alzarse hasta alcanzar

el  esperado abrazo del amor que humaniza

y crea nuevos mundos redentores.

Los que seguimos sus pasos, reconocemos

a Giselle, Lydia, Carmen, Yocasta...

Nombres que en la danza flu