La cultura cubana en el 2012

Contra la neurosis del fin del mundo

Los astrónomos antiguos observaron que la Luna, en su órbita infinitamente monótona, giraba 12 veces alrededor de la Tierra durante un año, por eso el 12 siempre fue considerado como el símbolo del orden cósmico. Quizá también por eso, por la posición de los astros, en el año que recién termina hayan confluido tantas conmemoraciones trascendentales para la historia y la cultura cubanas.

Imagen: La Jiribilla

Pongamos, por ejemplo, las numerosas acciones realizadas a inicios de año para recordar dos hechos esenciales dentro de nuestra identidad: los 200 años de la ejecución de Aponte y el centenario de la Masacre de los Independientes de Color. José Antonio Aponte, un negro libre, hijo de Changó, miembro de una sociedad secreta de lucumíes, se rebeló contra el poder colonial español liderando un movimiento antiesclavista de negros libres y esclavos, que les valió la horca, tanto a él, como a sus principales seguidores.

Un siglo más tarde, integrantes del Partido Independientes de Color, encabezados por Pedro Ivonet y Evaristo Estenoz, se alzaron en armas contra el gobierno de José Miguel Gómez, después de que este los ilegalizara. Habían pasado cien años, pero la suerte de los rebeldes no fue muy distinta de la de su predecesor decimonónico. Algunos, lo último que conocieron fueron las carabinas de un pelotón de fusilamiento, otros, los barrotes de una celda.

Si vamos un poco más allá y husmeamos en el campo de las artes, descubriremos que el 2012 también fue pródigo en centenarios de personalidades medulares en la cultura cubana. Tenemos, en primer lugar, al escritor Virgilio Piñera, quien fue recordado con la reedición de sus textos; a la escultora Rita Longa, que sigue viva en varios rincones de esta ciudad, gracias a sus creaciones; al pintor Mariano Rodríguez, quien se levantaba a trabajar con el alba, igual que los gallos que pintaba; y, por último, a Mirta Aguirre, recordada por todos aquellos que aprendieron de su voz y sus libros.

Imagen: La Jiribilla

En las artes escénicas celebramos los 15 años de la compañía Argos Teatro, cuyo director, Carlos Celdrán, recordó a Virgilio con una puesta en escena de Aire frío que hizo historia. Otro tanto ocurrió con El Ciervo Encantado, grupo que festejó sus 15 con un pasacalles y una selección de sus mejores obras. Algunas de estas, así como Aire frío, también pudieron verse en el 14 Festival Nacional de Teatro de Camagüey. Otras, en cambio, conformaron el programa del Mayo Teatral, organizado por Casa de las Américas, al que asistieron numerosas compañías internacionales.

Imagen: La Jiribilla

Algo similar ocurrió en la música, pues tuvimos la visita del dúo de piano de las hermanas Labèque, la del laudista bosnio Edin Karamazov, así como del acordeonista Marco Lo Russo, todos invitados por el maestro Leo Brouwer al Festival de Música de Cámara que lleva su nombre. Por otra parte, a finales de año, el público cubano escuchó, nuevamente, en vivo las voces de Fito Páez y Julieta Venegas y asistió, por primera vez, a un concierto del italiano Zucchero. Eso coincidió con la noticia del primer Grammy Latino para Eliades Ochoa, con el disco Un bolero para ti.

 
Fito Páez en conImagen: La Jiribilla

Sin embargo, no todas fueron buenas noticias en este 2012, pues fallecieron el arquitecto y amigo de Cuba Oscar Niemeyer; el historiador Eric Hobsbawm; y los escritores Gore Vidal, Adrienne Rich y Antonio Tabucchi.

En Cuba, supimos consternados que Sara González nos había dejado; poco después lo harían Alberto Acosta, Vicente Revuelta, Armando Suárez del Villar y Liborio Noval. También partirían los músicos Gregorio Hernández Ríos (Goyo), Pucho López, Adolfo Alfonso y Domingo Aragú; el escritor Humberto Arenal; el Premio Nacional de Periodismo José Martí, Julio García Luis; la intelectual venezolana María Teresa Castillo; la fundadora del Teatro Nacional de Guiñol, Carucha Camejo; el diseñador gráfico José Papiol; el más grande sobre el ring, Teófilo Stevenson; así como Vicente Rodríguez Bonachea, lo cual conmovió a toda una generación de las artes plásticas en el país.

Apenas un mes antes, una de sus piezas había sido mostrada en la Oncena Bienal de La Habana. Allí, también pudimos asistir al ritual sanguinolento de Hermann Nitsch, a la intervención de Gabriel Orozco en la Escuela de Ballet del Instituto Superior de Arte o a la conferencia de la artista del performance Marina Abramović. Alexis Leiva Machado (Kcho), por su parte, ya había dado un indicio de lo que sería la Bienal con su exposición Sacrificio en la encrucijada, en el Gran Teatro de La Habana.

Imagen: La Jiribilla

Además, este año se cumplieron los 50 años de la enseñanza artística en Cuba. Y precisamente, uno de los pintores graduados en la primera generación de la Escuela Nacional de Arte, recibió este año el Premio Nacional de Artes Plásticas. Se trata, obviamente, de Ever Fonseca. Al cierre del año se inauguró la exposición en el Museo nacional de Bellas Artes del premiado del año anterior, Ernesto Fernández. Si de Premios Nacionales se trata, no podríamos dejar de mencionar el Premio Nacional de Cine otorgado a José Massip.

Las salas de cine, por su parte, estuvieron bastante concurridas en el 2012. El evento más reciente fue la 34 edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, donde la cinematografía chilena fue la más relevante. Este año también tuvimos la Muestra Joven ICAIC, el Festival de Cine Francés —con la cinta multipremiada El artista— y la Muestra de Cine Iraní —que incluyó la visita de Asghar Farhadi, ganador de un Oscar a mejor película extranjera con Una separación.

Imagen: La Jiribilla

Entre los libros más trascendentes publicados este año, se encuentra la presentación simultánea del texto Nuestro deber es luchar; así como el lanzamiento, unos meses antes, de La contraofensiva estratégica, ambos del líder de la Revolución, Fidel Castro.
 

Imagen: La Jiribilla

En tanto, la 21 Feria Internacional del Libro de La Habana, dedicada a la región del Caribe y a los intelectuales Ambrosio Fornet y Zoila Lapique, propició la publicación de más de dos mil títulos, así como la visita a nuestro país de numerosas personalidades como el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; el Premio Cervantes, Sergio Pitol; el comunicólogo, Ignacio Ramonet; el antropólogo cultural, Adolfo Colombres; y los caribeños Norman Girvan, Chiqui Vicioso o Kendel Hyppolite; por solo citar algunos.

Imagen: La Jiribilla
 

Al cierre del año se anunció el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas otorgado a Augusto César García del Pino, el Nacional de Edición para Alfredo Zaldívar, el de Diseño del Libro a Marta Caridad Mosquera y el Nacional de Literatura de Leonardo Padura, quien iniciara el 2012 recibiendo, además, el Premio Carbet de literatura caribeña.

 
Imagen: La Jiribilla

Como ven, a pesar de las muchas simbologías y cábalas que rodean al 12, no todas se cumplieron. En especial, aquella que le atribuían a los mayas sobre el fin del mundo el 21 de diciembre. Al final, Eduardo Galeano tenía razón, y como dijo cuando visitó la Casa de las Américas, los mayas jamás predijeron tal cosa, se referían, en todo caso, a un nuevo comienzo. Que para la cultura cubana tendrá lugar, precisamente, cuando inicie el próximo año.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato