IV Taller internacional sobre juventud

Crear y construir

Rachel Domínguez • La Habana, Cuba
Viernes, 16 de Noviembre y 2012 (5:53 pm)

Reconocer la heterogeneidad de la juventud cubana es el primer paso para entender la complejidad de sus realidades. Reflexionar sobre ella, y potenciar un espacio de aprendizaje conjunto es uno de los objetivos fundamentales del recién concluido IV Taller internacional sobre juventud, convocado por el Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS).

El tema de la infancia, la adolescencia y la juventud tiene hoy una enorme relevancia por lo que implica para el presente de nuestras naciones y lo que representa para su futuro. Por eso no es fortuito un encuentro de diversos actores sociales, provenientes de 11 países latinoamericanos y africanos, con el objetivo de construir propuestas concretas con las que cada cual pueda comprometerse desde sus entornos profesionales.

“Iniciados en el año 2006, los talleres han tenido el propósito de intercambiar conocimientos y experiencias de investigación y transformación social en el ámbito de las nuevas generaciones, y han reunido a especialistas, investigadores, profesores y comunicadores sociales”, afirmó María Isabel Domínguez, directora del CIPS, durante la inauguración.

Las redimensiones que implica el fenómeno de la globalización y el desarrollo tecnológico, y los retos que representan hoy la convivencia generacional, la desigualdad y las nuevas prácticas culturales y políticas, fueron algunos de los puntos de discusión programados en el trabajo de las ocho comisiones que sesionaron en el taller.

La juventud deseada (y compartida en plenaria) por el casi centenar de investigadores se modeló, durante la última sesión de proposiciones, como activamente participativa, autónoma desde los enfoques sociales y económicos, cuidadosa del medio ambiente, respetuosa ante la diversidad y las diferencias, educada, cívica, con vastas oportunidades profesionales al alcance y reivindicadora del trabajo justamente remunerado.

Con ese objetivo, y de acuerdo a la necesidad de trazar planes de acción y concebir estrategias para lograrlo, la última sesión estuvo dedicada a la conformación colectiva de propuestas. Para los talleristas, una de las metas más urgentes fue alcanzar el respeto a los derechos de los grupos etarios, no solo de los jóvenes, como clave de una sana convivencia social.

Por ese camino, se propusieron acciones que, mayormente desde las ciencias sociales, contribuyan a sortear los obstáculos en el futuro inmediato. Lograr una mayor sinergia entre los agentes socializadores e instituciones con responsabilidades en el desarrollo infanto-juvenil; propiciar que los jóvenes participen de manera espontánea en tareas de impacto social, como vía para aprender también en  la práctica; reevaluar el objeto social de algunos centros y atemperarlos al actual contexto y realizar investigaciones que tributen al empoderamiento de la juventud en las formas no estatales de propiedad y gestión económica son algunas de las muchas ideas que salieron a relucir en la última jornada del encuentro.

Otras propuestas abogaron por conformar un red de emails de investigadores como primer paso para asentar un grupo de trabajo permanente sobre niñez y juventud, realizar proyectos comunitarios con adolescentes en desventaja social y poner a funcionar programas especializados que permitan a los jóvenes educativamente desvinculados reinsertarse en escuelas propias de su edad, y no en facultades para adultos.

El solo hecho de la diversidad de áreas y campos profesionales que confluyeron en el taller puede considerarse una fortaleza, justo cuando las ciencias sociales cubanas más necesitan de la interdisciplinariedad, de acelerar sus tiempos de acción, de aumentar su dimensión propositiva y su accionar, de interconectarse y trabajar en conjunto y de involucrar en su trabajo a los entes decidores correspondientes. Por este motivo se realiza el IV Taller internacional sobre juventud, cuyas dinámicas horizontales de construcción del conocimiento pretenden iniciar el camino ideado.

Comentarios

Quizás también se podría hablar en el taller de otras formas de comunicación sobre todo intergeneracional, pues considero que muchas veces se tiende a hablar de la juventud desde la experiencia pasada. me gustó mucho lo de las dinámicas horizontales, aquí en Guantánamo no se escuchan esas frases. Me gustó el artículo pero es un poco informativo.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato