El gran amor de Raquel y Vicente

Abelardo Estorino • La Habana, Cuba

Siempre he creído que la creación de Teatro Estudio se debe a un gran amor: el amor que Raquel sentía por su hermano Vicente.

La fundación de la agrupación cambió por completo el teatro que se hacía en Cuba en ese momento. En las salitas se hacía un trabajo mayormente comercial, al que faltaba mucho para ser creación; pero ellos llegaron con la inspiración de hacer un teatro artístico y lo lograron. Ese fue el gran triunfo de su Teatro Estudio.

A partir del nacimiento del grupo todo cambió. El teatro en general que se hacía en el país comenzó a mejorar porque pretendía ponerse al mismo nivel de lo que hacían ellos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato