Omar Puente en el Jazz Plaza

El violín: otro líder que improvisa

Nadia Herrada • La Habana, Cuba

Omar Puente se acercó al mundo de la música desde muy pequeño, en aquel entonces quizá no pudo prever que los juguetes de su infancia en Santiago de Cuba lo acompañarían toda su vida, ahora convertidos en realidad. Aquellos instrumentos musicales de fantasía le abrieron las puertas al fascinante mundo del pentagrama, la melodía, el ritmo y la armonía. El violín llegó a sus diminutas manos para verlas crecer acariciando cada una de las partes de su cuerpo. Desde entonces, ambos entablaron una relación que se fortalece cada día: “Amo este instrumento y la música cubana en general, por eso, me siento con el deber de dar lo mejor de mí para llevar el violín a lo más alto y trasmitir esa información a las nuevas generaciones”.

Con estas dos premisas como estandarte Omar camina por la vida. Así, llegó a la VIII edición del Coloquio Internacional de Jazz, desarrollado en la Casa del Alba Cultural como parte de las actividades del Jazz Plaza. En esta ocasión, el importante evento cultural estuvo dedicado a los cordófonos en este género musical, oportunidad especial para que Puente defendiera sus propósitos.

“Generalmente en el jazz el violín forma parte del conjunto musical, en pocas ocasiones suele ser el protagonista. Por cada violinista existen muchísimos pianistas, saxofonistas, percusionistas, trompetistas. Las causas de este fenómeno podrían ser diversas, pero la esencia radica en que las persona