Fito Páez: La Habana después del amor

Ivette Carnota • La Habana, Cuba

A Jorgela y Juan Pin

Fito Páez en la Habana, pronto dejó de ser un susurro para convertirse en certeza.

De vuelta a La Habana, su Habana, la que siempre lo tiene cerca, aun cuando el tiempo y la distancia  nos ponga aparentemente distantes. Siempre regresa Fito y enciende La Habana, ya sea tras la cámara o catapultándonos con su música.

Imagen: La Jiribilla

Un sortilegio muchas veces soñado apareció en la ciudad y fueron los seis días en que lució su vestido para encontrar el amor. Música, imágenes, miradas, sensaciones... Amistad y amor, todo mezclado; toda la genialidad de su letra, la melodía absoluta y precisa, y el asombro de niño que no lo abandona. No hubo nostalgia por el flaco loco que nos puso a bailar, a gritar, todos alucinados en La Habana de los 80 o en el Varadero que nunca más volvió a ser lo que era. Fito nos regal