En La Habana un rey
que renunció al trono

Josefina Ortega • Cuba

No admite duda que la presencia en La Habana del Duque de Windsor, en compañía de su esposa, la norteamericana Wallis Simpson, acaparaba siempre la atención de los cronistas sociales y de los fotógrafos, aunque como él mismo dijera: “Vengo por una razón muy simple: a jugar golf”.

 

Imagen: La Jiribilla

Lo cierto es que la llegada de un rey a la Isla era noticia por sí sola, aunque en su caso hubiera tenido un reinado muy breve: desde enero de 1936 hasta diciembre de ese mismo año. Sin embargo, lo que le dio celebridad a él en todo el mundo fue precisamente su renuncia al trono por una mujer, Wallis Simpson, por cuyo amor Eduardo VIII de Inglaterra, primogénito de