La actriz que yo quería ser

Amada Morado • La Habana, Cuba

Conocí personalmente a Raquel a mediados del 1968; pero para entonces ya era la artista favorita de mis años de niñez y adolescencia. Era la actriz que yo quería ser. Cuando la vi por primera vez tan cerca, me quedé fascinada con su personalidad. Siempre fue una maestra, incluso cuando no estaba dando clases.

Para nosotros era un honor enorme estar trepadas en el escenario y sostener la cola del vestido de Raquel, porque en ese momento estábamos viéndola actuar en una clase práctica. En eso se convertía cada obra en la que ella intervenía como actriz o como directora. Nos enseñó una ética y un profesionalismo en Teatro Estudio que hoy extrañamos considerablemente.

Sería muy bueno que los jóvenes que están en las escuelas de arte supieran quiénes eran Raquel y Vicente Revuelta.

Raquel fue una excepcional actriz y una excepcional persona. Le agradezco y agradeceré siempre todas las enseñanzas artísticas que me mostraron ella y Vicente y todo lo que aprendí en Teatro Estudio por más de 20 años. Gracias Raquel, gracias Vicente.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato