Muy bien por Los nagüitos

Isis María Allen • La Habana, Cuba

Gustosamente sorprendida quedé Con ciertos nagües (orientales cubanos), que el viernes 23 de noviembre irrumpieron en la Sala Majadahonda del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau para dar continuidad al espacio Cuerda joven que, esta vez, además de promover el conocimiento de noveles trovadores, se propuso contribuir a la recaudación de fondos para ayudar a los damnificados por el paso del huracán Sandy en Santiago de Cuba.

Imagen: La Jiribilla

Se trataba de Ramón David y Frank Martínez, del municipio santiaguero de Contramaestre; Manuel Leandro, de Holguín; Jorge Noel Batista, de Santiago de Cuba y Audis Vargas, de Guantánamo.

Víctor Casaus, director del  Centro Pablo, les daba la bienvenida en franco reconocimiento a lo que llamó “crecimiento, auge y consolidación de los lenguajes de trova, la nueva trova o la canción contemporánea, nombres posibles de una manifestación de la cultura que no se apaga ni se siente abatida, pese a la falta de reconocimiento en algunos lugares como los medios de difusión, donde todavía no encuentra la sustentación que merece”.

Inició la presentación, El nagüito (socio, amigo… “en idioma oriental cubano”), Ramón David, quien guitarra en mano mostró sus respetables condiciones vocales y talento para la composición con las canciones “Carmen”, “La puerta”, “Las causas reales” y “Los contrastes”.

Le siguió Jorge Noel Batista, quien irrumpió con aire renovador y un llamado a la solidaridad con los damnificados en el Oriente cubano, víctimas de los embates del huracán Sandy. Anunció la realización por Los nagüitos de varias presentaciones con tales fines, en coordinación con el Centro Pablo. Esos fondos serán entregados a Santiago de Cuba, provincia en la que se ensañó el fenómeno meteorológico.

Del joven trovador santiaguero graduado de guitarra no olvidaremos su “Derrame interno”, ocasionado por el amor y agradablemente reflejado en una de sus canciones.

De Contramaestre, Frank Martínez nos llamó con su “Catedral” a seguir, aunque “duele vivir”, y es que esa canción está marcada por la terrible experiencia dejada por Sandy. También nos convocó a la reflexión con “Miedos”.

Imagen: La Jiribilla

El holguinero Manuel Leandro con solo 21 años de edad y creador del proyecto Quiero una canción, trajo con singular capacidad interpretativa poemas musicalizados o tomados como fuente de inspiración, así como canciones nacidas de su propia experiencia.

Él anunció que con el título de su proyecto verá la luz, durante la próxima Feria internacional del Libro, un volumen que incluirá 20 canciones de jóvenes compositores, a cargo de la Casa editora La Luz.    

Manuel Leandro, como el resto de Los nagüitos, expresó sentirse muy agradecido al Centro Pablo por la oportunidad de presentarse en Cuerda joven. “Aquí —dijo— me he sentido tratado como un artista de verdad”. Él ya había estado antes en esta institución por invitación de Oscar Sánchez en 2009, para participar en su concierto A guitarra limpia.

El último en presentarse fue el guantanamero Audis Vargas a quien ya conocíamos como invitado a uno de los conciertos A guitarra limpia. Esta vez se nos presentó con esa base rítmica guantanamero-caribeña que logra con la mezcla de varios referentes hasta llegar a un timbre particular que lo va identificando.

El punto clímax de esta Cuerda joven vino de la mano de Eduardo Sosa, que según dijo, cantó por primera vez en el Centro Pablo a los 30 años de edad. Él trajo su canto dedicado a los emprendedores y también a la nostalgia por sus días primeros en la música y la creación —hermosa exposición de las experiencias del reconocido cantautor oriental, con quienes hoy le tienen como referente en el quehacer cultural.

Así fue la tarde-noche Con ciertos nagüitos en el Centro, calificada por Víctor Casaus de fiesta para esa institución por lo importante que es conocer lo que hacen los jóvenes e intercambiar con ellos. Dijo que “estos  espacios deben realizarse siempre, y el Centro trata de hacerlo en la medida de sus fuerzas, espacios múltiples, diversos, en el sentido de las voces que llegan hasta aquí y diverso también en el sentido de la geografía.” 

Quedamos todos con el gusto de lo vivido, las buenas letras y música de los nagüitos, quienes seguirán junto con todos los que se les unan en el empeño de contribuir con sus actuaciones a la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por el huracán Sandy en Santiago de Cuba.

Comentarios

me gusta

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato