Documental Copa y Espada, de Lourdes de los Santos 

Popular acento de cubanía

Guille Vilar • La Habana, Cuba
Lunes, 19 de Noviembre y 2012 (10:32 am)

Frases impregnadas de un popular acento de cubanía como “todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena” o “aquí el que no tiene de congo, tiene de carabalí”, pudieran funcionar cual previsoras llamadas de atención acerca del valor testimonial de un tesoro que sostiene entre sus manos. Se trata del documental Copa y Espada, emotiva apropiación creadora de la realizadora Lourdes de los Santos sobre la permanencia de antiguas tradiciones religiosas, marcadas por las honduras de la naturaleza humana, donde la pureza de los sentimientos ha alcanzado un estadio de inobjetable belleza. Conducido magistralmente por personalidades del rango de la etnóloga Natalia Bolívar y el poeta y etnólogo Miguel Barnet desde el dominio de un vasto conocimiento del tema en cuestión, además de un profundo respeto, resulta inevitable quedarnos hechizados ante la mística de un pequeño poblado que, como elemento fundacional, complementa la esencia del ser cubano en el ámbito de la nación. Es compartir con los habitantes de Güines,  específicamente con los del barrio Leguina, una pasión que nace desde las entrañas de un genuino compromiso de pertenencia con nuestra identidad a través del tiempo. Las impactantes imágenes de la multitudinaria procesión que en Güines cada 4 de diciembre, marcha detrás de la Virgen Santa Bárbara para los católicos o de Shangó para los cultos afrocubanos, nos entregan una condición de complicidad, cuya presencia es asumida por la multiplicidad y diversidad del arte cubano. Se afirma que si Tata Güines, el Benny Moré de las tumbadoras, no hubiera nacido en Leguina, difícilmente habría podido participar desde muy joven, con su quinto en los jolgorios de rumba y bembé que por las festividades religiosas se daban en la esquina de la Capilla Santa Bárbara y por lo tanto su impacto en la música popular, pudo haber sido diferente. Otra insigne figura de nuestra música, Arsenio Rodríguez, el cieguito maravilloso, quien criado en Leguina con esa misma rumba que conoció el Tata, llegó a dominarla para, posteriormente, hacerla escuchar en el profesional entorno de los estudios de grabación. En el terreno de las Artes Plásticas, expresivos cuadros realizados por pintores de la talla de René Portocarrero, Zaida del Río y Eduardo Roca Choco, aparecen en el documental, sumergidos en la fe por esta deidad.

En conclusión, toda esa efervescencia espiritual que se desborda una vez de haber disfrutado de Copa y Espada, hace sentir todavía mucho más nuestro, el antológico son “Y qué tú quieres que te den”, del maestro Adalberto Álvarez, del mismo modo que al escuchar a Celina González en la interpretación de la pieza “A Santa Bárbara”, no se puede concebir a compatriota alguno que muestre indiferencia ante el orgullo que nos invade por ser parte integrante del contexto cultural cubano, deseo que, más que por voluntad, nos nace del propio corazón.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato