Premios Llauradó y Aire frío:
otros índices

Omar Valiño • La Habana, Cuba

(Continuación...)

En las últimas entregas de esta sección, he referido la visible importancia que, aun contra la enemistad y los prejuicios de muchos, significa la aparición, y paulatina consolidación, de la nueva promoción de directores teatrales, en medio del protagonismo de una generación debutante en la escena cubana. Además de los Premios Adolfo Llauradó, comentados la semana anterior, otro índice revelador lo constituyó, como entonces anuncié, la entrega de los Premios Aire frío, también  convocados por la Asociación Hermanos Saíz.

Este premio, con el denominativo de la emblemática pieza de Virgilio Piñera, funcionó por años como modalidad de beca; entonces se concursaba mediante proyectos de puestas en escena a realizarse por equipos de creación jóvenes, y los ganadores recibían apoyos de distinto tipo para llevar a término sus aspiraciones. Según recuerdo, y tal vez me equivoco, la concurrencia en esos tiempos fue siempre escasa. En los últimos años, las bases se transformaron y el jurado, en general el mismo del concurso Adolfo Llauradó por la concordancia de evaluación de ambos galardones sobre el trabajo de la gente joven, se pronuncia sobre las puestas estrenadas a lo largo de un año. Tampoco hemos tenido mucho terreno al respecto sobre el cual movernos, pues los espectáculos realizados por equipos de la generación reciente constaban como excepciones. Y he ahí que el 2012 figuró como una inflexión.

Por primera vez el jurado, cuya integración reitero —el actor e investigador Roberto Gacio, la teatróloga Marta María Borrás, el crítico teatral y profesor Osvaldo Cano, la actriz y profesora Daisy Sánchez y este crítico, como presidente del mismo—, se enfrentó a un verdadero conjunto de propuestas. Y, por tanto, reconoció, en primer lugar, el desarrollo y la visibilidad alcanzada en 2012 por diferentes proyectos protagonizados y animados por nuevos teatristas, signo de que el entrelazamiento entre sus energías y las políticas institucionales de apoyo a sus caminos, rinden frutos. Y certificó, con valor, que el rostro de una nueva generación gana espacio en medio del curso actual del teatro cubano.

El jurado se detuvo en los espectáculos Perros que jamás ladraron, escrita y dirigida por Rogelio Orizondo; Una caja de zapatos vacía, de Eric Morales sobre la obra de Virgilio Piñera; Peggy Pickit ve el rostro de dios, del alemán Roland Schimmelfennig por Sahily Moreda; Pintura y otros lugares, texto y dirección de Irene Borges; Por gusto, de Abel González Melo por Pedro Franco y Entropía, pieza de Lilianne Lugo a su propio cargo. Y determinó como creaciones más destacadas en 2012 y Premio Aire frío, de manera compartida, a las puestas en escena: Perros que jamás ladraron y Por gusto.

Las producciones de estos montajes también son índices de la nueva movilidad que resulta de la entrada a la escena nacional de las oleadas más recientes de teatristas. Aunque tengan detrás los apoyos de grupos establecidos como El Público, en el caso de Perros… o del Estudio Teatral Aldaba en el de Una caja…, colectivo responsable de Pintura…, se trata de núcleos autónomos, como otros que ya tienen cifra propia: El Portazo, de Matanzas, surgido de la AHS allí, y que ha sumado Antígona, de Yerandy Fleites, a Por gusto; la Compañía del Cuartel con dos puestas más aparte de Peggy Pickit…; Entropía Teatro, al amparo del Instituto Superior de Arte, que toma su nombre de la obra mencionada.

Están peleando sus espacios. ¡Pobres de aquellos que se niegan a verlo! No recuerdan su pasado y niegan el fatal rumbo de la historia. Más sagaz y coherente ha sido la institución que, ante tal signo, ha hecho de tal arribazón el nodo de las Jornadas Villanueva de este enero. El público habanero tienea casi todas estas puestas en escena en el circuito teatral de la calle Línea, el más céntrico de la Capital, un buen pie para empezar el año nuevo.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato