Documental Silvio Rodríguez, Ojalá

Te doy una canción y digo Patria...

Fidel Díaz Castro • La Habana, Cuba

Imagen: La Jiribilla

Todos los años se escoge para la gala inaugural del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana una obra de interés o connotación especial de las que compiten en el certamen. Para esta 34 edición fue seleccionado el documental Silvio Rodríguez, Ojalá, del joven realizador español Nico García. Me contó un amigo involucrado en la organización del programa, que cuando se dijo que, tras las palabras de apertura de Alfredo Guevara, habría un concierto nada menos que de los Van Van y con Fito Páez como invitado, saltaron todos de alegría. Cuando se anunció que, tras el concierto, se proyectaría el documental hubo mutis, todos se miraron con cara de “qué disparate” y flotó a coro en sus mentes la pregunta: “¿quién se va a quedar a ver nada, tras el paso arrollador del tren musical cubano? Es como ir de una fiesta a un velorio”. Como era de suponer, fue un espectáculo inolvidable; como siempre, los muchachos de Formell pusieron a bailar en pleno al teatro Karl Marx y ese grande de América que es Fito, alegre, cubaneando, bailando, improvisando con gracia en abrazo vanvanero resultó un regalo. Y, lo increíble: tras aquella fiesta, nadie se movió. Los que dudaron —entre ellos mi amigo— terminaron afirmando, “la verdad que Silvio es Silvio”.    

Si bien es ya un gran reconocimiento abrir una edición del Festival del Nuevo Latinoamericano de La Habana, y por ende premier por todo lo alto, la presentación del documental se realizó este miércoles 12 de diciembre en la sala Glauber Rocha, de la Fundación, con la presencia del equipo de realización y Silvio Rodríguez, quien acaba de regresar de su gira por Argentina, Uruguay y Chile.  

Tras las palabras de Víctor Casaus, el documental Silvio Rodríguez, Ojalá. El título obedece más a la predilección del realizador por esa pieza, sin duda un himno espiritual (al menos en el mundo de habla hispana), que a una intención de sintetizar en él las esencias de la obra cinematográfica. Muchos son los caminos que aborda este documental, pero el eje sobre el cual gravita la obra es el concepto de Silvio acerca del creador y el ser humano, en relación natural con su pueblo.          

Imagen: La Jiribilla

La gira por los barrios —que parece ser ya un proyecto de por vida del trovador—, es el hilo conductor del documental. Múltiples planos nos van mostrando a Cuba, con sus precariedades y sus rincones más pobres, que contienen también la alegría de los pioneros, la musicalidad en el andar de la gente, la riqueza de esa cultura natural; desde ellos la belleza humana, el amor que se desata en esos barrios periféricos cuando Silvio está cantando. Un coro común poético expresa sueños y frustraciones, la gente se abraza, llora, está pasando la Patria por las venas de todos. El trovador tan tildado y hasta acusado por algunos de hermético, de “poético en demasía” (como si pudiera haber exceso de arte), de usar un lenguaje muy elevado para el pueblo, se funde plenamente entre los más humildes. A los que siempre han esgrimido esos argumentos jaboneros de que la trova no es asimilada por la población al ser  una expresión “culta” para “elites”, basta ver cómo varias generaciones de cubanos han hecho suya la “Canción del elegido” que es una de las piezas más enigmáticas, por el alto vuelo metafórico. Incluso, recuerdo que “iba matando canallas” extraída de los versos finales de la canción se convirtió en una expresión popular, que expresa algo así como una virtud arrasadora.

El documental se va adentrando en Silvio, biográfica y conceptualmente, como dos caminos paralelos que emergen de la entrevista al trovador. Anécdotas del servicio militar, cuando en las noches saltaba por una ventana con su guitarra y se alejaba un par de kilómetros en el monte para que la música no lo delatara; de sus días en Angola, del  récord que constituye haberse licenciado del ejército un día y al siguiente (literalmente) aparecer por vez primera en la televisión, nos van adentrando en los caminos, donde el talento y el azar confluyen.               

“Yo no pensaba dedicarme a cantar, yo empecé a hacer canciones porque me gustaba la música y tenía una guitarra y estaba muy aburrido en el ejército”. Dice Silvio y recuerda que cuando se presentó en la TV, un músico importante o productor se le acercó y le preguntó con gravedad de quién eran las canciones que él había cantado. Cuando contestó que eran suyas, el hombre recalcó: “¿Seguro que no las has escuchado en otro lugar?” y fue tal el asombro de su interlocutor que él mismo se dijo para sí: “¿Las habré escuchado a otros?”

Son muchos los entrevistados en el documental que se refieren a diversas aristas de Silvio Rodríguez, claro que no falta la genialidad de uno de los hacedores de canciones más importantes de la música universal, pero también de la eticidad y la coherencia con que ha llevado su vida-obra.       

Sara González, a quien está dedicado el documental dice: “Silvio puede tener la voz que quiera: la menor, la máxima, pero como él dice sus canciones no las dice nadie. Él es único en su forma de interpretar”. También recalca Sara algo en lo que coincide con otros grandes cantautores como Luis Eduardo Aute y Paco Ibañez, entrevistados  también y es el concepto de trovador, como un ser humano, hacer canciones como una labor igual que otra, contrapuesto a ese glamour y nube de estrellato en que el sistema mediático universal coloca a los músicos. El cantor como parte del pueblo, contando, cantando las esencias de sus vidas, y ese concepto lo va desmenuzando el propio documental con los diversos momentos de la gira por los barrios. 

Imagen: La Jiribilla

 

Silvio cuenta la importancia de encontrarse con Pablo Milanés, quien fue más que un hermano, fue la interacción creativa y vivencial. Aparece entonces la anécdota de cuando Omara Portuondo los presentó en los pasillos del ICRT. Especial impacto ver a Silvio y Pablo (creo que la imagen corresponde a un concierto en Madrid) cantando juntos “Rabo de nube”.

Imagen: La Jiribilla

“Se conocieron y para mí era lo más importante, porque eran jóvenes que traían maneras nuevas de hacer la música… ese fue para mí un momento muy especial”. Dice Omara quien también entona “La era está pariendo un corazón”.  Esa gran cantora, con su exquisita sensibilidad, siendo ya una gran figura, pudo ver en estos muchachos el relevo de la trova cubana, ayudándolos también cuando puso su voz a esas nuevas canciones. Y, muy a propósito, otro grande de la música universal, Chucho Valdés, quien acompañó a Silvio en históricos conciertos en el Estadio Nacional de Chile y el Estadio Latinoamericano de La Habana dice: “Silvio ha sido generoso. Ha apoyado a todos los talentos jóvenes, ha facilitado el estudio y eso es su aporte. Ahí se ve cuándo son verdaderamente grandes los genios, cuando son capaces de hacer cosas como esa”.

De aquí paso a mi vivencia, concierto en La Timba, Silvio hace su parte y le entrega el escenario a un joven trovador Tony Ávila, como hace más de 20 años hizo con Carlos Varela y Santiaguito Feliú.

Imagen: La Jiribilla

Una y otra vez se retorna a los conciertos en los barrios, a las entrevistas. Otra importante músico, Niurka González, quien echa a un lado el ser también compañera en la vida de Silvio, lo describe desde su visión humana, pero como compañera de conciertos, resaltando esa interacción con la gente, sin crear barreras de fama, ni nada que se le parezca; del placer que siente el trovador por ir hasta los rincones más apartados a entregarse a los seres que más necesitan el abrazo poético. Y, en especial, esa capacidad de asombro, de preguntarse todo, que Silvio no pierde, como eterno descubridor de los días.   

Momentos como la travesía en el buque pesquero Playa Girón, o aquel primer concierto de la Nueva Trova marcan puntos importantes en el documental. Ocurrió en la sala Che Guevara de la Casa de las Américas el 18 de febrero de 1968. (Ojo, el próximo 18 de febrero es el 45 aniversario). Un año antes se había celebrado el primer encuentro de la Canción Protesta allí mismo, cantores de todo el mundo se encontraron y quedó tejido un movimiento que se venía expresando de forma dispersa. Cuenta Silvio que ante tal motivo, le preguntó a Pablito, cuántas canciones protesta tenía. Contestó que ninguna, y él dijo: “Pues yo tampoco”. Realmente Silvio, Noel y Pablo tenían entonces solo unas cuentas composiciones, a tal punto que cuando avanzó el concierto se les acabaron. El público pedía otra y otra... y no había más, de tal suerte que en el auditorio estaban Vicente Feliú, Martín Rojas y Eduardo Ramos, que también traían las suyas.

“Éramos sangre nueva, veníamos a romper esquemas. Como hacen todas las generaciones, no es nada nuevo, ahora lo hacen también y lo van a seguir haciendo”.Dice Silvio en la entrevista, y uno de esos de ahora, Tony Ávila, se refiere a sus padres trovadorescos:
“Silvio junto con Pablo Milanés marcaron, pusieron un muro, hasta aquí… de ahí en adelante pasó algo distinto: la canción cambió, la poética fue otra, las temáticas que abordaron, las preocupaciones a las que se refirieron, cómo ellos enfocaron y vieron la realidad cubana, trajo un nuevo decir, a su modo… y fueron cuestionados…”

Luego Silvio se refiere a ese cuestionamiento, y confiesa que ni por asomo eso lo podía destruir, pues desde muy temprano tuvo un pensamiento raigal: “Mi país es más importante que yo. Se trata de no olvidar eso”.

Muchísimas son las opiniones, anécdotas, imágenes, incluso fotos —algunas de ellas inéditas—, que nos van adentrando en Silvio Rodríguez, o en algunas de sus aristas, más allá de las leyendas (algunas negras) que le han tejido fanáticos y enemigos. A descorrer parte de esos velos neblinosos nos ayuda esta obra; nos da abundantes elementos biográficos pero, sobre todo, las razones y el sentido de su creación, estrechamente unido a las razones y el sentido de vivir; con la sencillez y el sentido de la utilidad de la virtud martiana.

Retornan a la pantalla las imágenes de los barrios, todos cantando “Ojalá” con él. Se funde el trovador con su pueblo, qué más grandeza o premio puede alcanzarse, parece confirmarnos Silvio cuando canta...

“ojalá por lo menos que me lleve la muerte

para no verte tanto, para no verte siempre

en todos los segundos, en todas la visiones...”

y en la pausa señala con un gesto al público para que sea él quien cierre cantando a coro:

ojalá que no pueda tocarte ni en canciones.

Cierra el documental con un cintillo que le dedica la obra a Sara González, el público en la sala aplaude y ruedan los créditos, mientras Silvio aparece en un estudio de televisión cantando “Te doy una canción”, y es entonces otra zona del pueblo, la de los presentes en la sala, la que canta con él.

“Te doy una canción y digo Patria, y sigo hablando para mí...”

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato