La vida sigue igual

La Jiribilla • La Habana, Cuba

La cúpula del Deutsche Bank se reúne en un hotel de lujo para hablar de austeridad

Fuente: El Mundo

Deutsche Bank lleva a cabo actualmente un recorte de 2.000 puestos de trabajo para mejorar su competitividad que culminará en diciembre, pero no es suficiente. Los directivos del mayor banco de Alemania saben que serán necesarias nuevas medidas de austeridad para superar la crisis, decisiones difíciles y dolorosas, así que se reúnen a partir de hoy y durante tres días para deliberar sobre un tajo añadido a los recortes que lleva efectuando desde 2008.

Y para llevar a cabo esta amarga deliberación sobre los nuevos recortes en las mejores condiciones, el banco ha decidido celebrar esta reunión en el Hotel Adlon, el más caro de Berlín, junto a la puerta de Brandenburgo.

Deutsche Bank ha reservado, de hecho, todas las habitaciones del lujoso establecimiento, un hotel histórico en el que ya gustaban dejarse ver las más altas instancias de la Alemania nazi, que permaneció desocupado tras la guerra y fue demolido en 1984, y que vive ahora una segunda juventud después de la millonaria remodelación realizada en 1997.

El semanario Der Spiegel ha informado que los consejeros delegados de Deutsche Bank, Anshu Jain y Jürgen Fitschen, han planteado a la junta directiva un "cambio cultural para dejar atrás los desagradables excesos del pasado", como principio filosófico detrás del "drástico programa de ahorro" que fija en 4.500 millones de euros la reducción de costes que debe afrontar la entidad hasta 2015.

Estas son las cifras sobre las que van a reflexionar junto con el resto de directivos del banco en un hotel en el que las habitaciones alcanzan el precio máximo de 15.000 euros por noche.

Deutsche Bank necesita urgentemente que esta estrategia ofrezca resultados porque en el primer semestre del año ha reducido ya sus beneficios netos hasta los 2.063 millones de euros, un 39% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Bajo vigilancia

El Financial Stability Board (FSB), organismo que vigila para el G-7 el entramado financiero internacional, le ha llamado la atención por volumen de activos, sugiriendo que la situación de Deutsche Bank no es tan solvente como pinta en sus balances.

El FSB sugiere que necesita contar con un 2,5% extra de capital ordinario como un porcentaje de los activos ponderados por el riesgo además del mínimo de 7% requerido por Basilea III que será introducido gradualmente a partir de enero, para garantizar que no sea una amenaza para el sistema financiero en futuras crisis y no requiera rescates por parte de los gobiernos.

El principal problema al que se enfrenta el banco, sin duda, es la situación de Grecia y el peligro de una quita sobre su deuda.

Este pasado fin de semana, el economista jefe de Deutsche Bank, David Folkerts-Landau, también convocado a la reunión en el lujoso Adlon, ha insistido en una entrevista en Frankfurter Allgemeine en que los Estados europeos deben conceder más ayudas financieras a Grecia, en forma de créditos de difícil cobro a cargo del contribuyente. "Si queremos conservar el euro en su forma actual, la respuesta es sí. Las exigencias de la 'troika' (Comisión Europea, BCE y FMI) alcanzan el límite de lo políticamente soportable en Grecia y ha llegado el momento de acordar y pronto nuevos créditos".

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato