Elaine Vilar Madruga

La Habana, Cuba (3 de Abril de 1989)

Narradora, poeta y dramaturga. La Habana, 3 de abril de 1989. Estudiante de Dramaturgia del Instituto Superior de Arte. Graduada de Nivel Medio de Música en la especialidad de Guitarra clásica. Graduada del XI Curso de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Miembro de la AHS. Coordinadora y fundadora del Taller de Literatura Fantástica Espacio Abierto. Entre los reconocimientos alcanzados se cuentan: Mención Especial del David 2009 de poesía y del Calendario (ciencia-ficción 2006, poesía y narrativa infantil 2009), Segundo Premio de Cuento Juventud Técnica 2008, 2009 y 2012, Premio Internacional de Poesía Fantástica Minatura 2009, Primer Premio del Concurso Internacional de Cartas de Amor 2010 “Escribanía Dollz”, mención del Luis Rogelio Nogueras de ciencia ficción 2010, Premio de Poesía Especulativa “Oscar Hurtado 2011”, Primera Mención del Premio Colateral Nuestro Tiempo del Concurso de Cuento “Ernest Hemingway 2011”, finalista del I Certamen Internacional de Relato Fantástico “Descubriendo Nuevos Mundos”, en la categoría de relato largo; mención del XVI concurso literario Ciudad del Ché de poesía, Premio de Dramaturgia Elsinor 2012, Mención en el concurso Celestino de cuentos 2012, Accésit del II Concurso Internacional de Novela Oscar Wilde 2012, Primera Mención del Concurso de Cuento “Ernest Hemingway” 2012. En el 2013, alcanza el Premio Calendario de ciencia-ficción, con la noveleta Salomé, y el Premio Calendario de literatura infantil y juvenil, con el libro de cuentos Dime, bruja que destellas. También, obtiene el Premio Pinos Nuevos, en el género narrativa, con el cuaderno La hembra alfa. Ha organizado los Eventos Teóricos de Arte y Literatura Fantástica Behíque 2009, así como las dos ediciones de Espacio Abierto 2010, Espacio Abierto 2011, Espacio Abierto 2012. Co-editora de la revista de literatura de Ciencia- ficción y Fantasía cubana Korad. Ha publicado la novela Al límite de los Olivos, Editorial Extramuros 2009; Axis Mundi: antología de cuentos cubanos de fantasía, Editorial Gente Nueva 2012. Su obra ha sido publicada en diversas antologías en España, Inglaterra, Italia, Venezuela, Argentina, Uruguay, México, Estados Unidos, Chile, Brasil y Cuba.

ARTÍCULOS del Autor:

Argos

el agua el polvo el barro
todo es lo mismo.

Edición Nro. 725 - Eduardo Galeano
(18 de abril al 24 de abril de 2015)

Los cuchillos eran para él como una tercera mano, un apéndice que Dios hubiera enganchado a su carne. Desde niño, supo que odiaba su cuerpo. Dos manos. Diez dedos. Dos piernas. Otros diez dedos. Nariz que le confería un particular aire griego. Golden sugarhair. Orejas. Ojos. 

A simple vista, un hombre normal.

Feliz y normal, como una más de las tantas moscas humanas que pululaban en el basurero sin fin del mundo.

Él no quería ser una más de las tantas moscas.

Odiaba la simetría.

Edición Nro. 723 - Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa
(4 de abril al 10 de abril de 2015)

Anagnórisis I

Ganado tengo el pan: hágase el verso…”
José Martí

I

Ganado tengo el pan: hágase el verso sobre el último resquicio. Demasiadas veces hemos comido de sus manos. Demasiadas veces hemos desnudado al tiempo. Demasiadas veces construimos la espada con la carne, y la carne con la espada.

Edición Nro. 710 - Padre fundador del ballet cubano
(20 de diciembre al 26 de diciembre de 2014)
     “El pez grande se come al chico”
Sentencia popular.

 

I

Muh deambulaba por los recodos de lo que fue, en tiempos ya pasados, su hogar.

Edición Nro. 655 - Quince razones para seguir siguiendo
(23 de noviembre al 29 de noviembre de 2013)

El tercer ojo I

 

I

las costas rugen incoherencias salvajes.

acorralan mi nuca contra el último acantilado del mundo.

la mujer del pastor jadea contra mi cuerpo

se sienta entre mis manos

Edición Nro. 636 - El canto memorable de Colibrí
(13 de julio al 19 de julio de 2013)

Frida Kahlo se me parecía...

frida kahlo se me parecía                                     

Edición Nro. 631 - La Habana dentro de un piano
(7 de junio al 13 de junio de 2013)

Ellos querían a un dios.

Habían perdido al suyo en algún vericueto de la historia, en un giro inesperado del tiempo, a manos de alguien, o quién sabe cómo… Ni ellos mismos lo recordaban, pero lo cierto es que no existía, que no tenían memoria de que alguna vez hubieran tenido a un dios. Nadie en Ador alzaba los ojos a las estrellas con preguntas o tan siquiera con una de esas alabanzas que nosotros, los hombres de la Tierra, encontramos tan viejas. Nadie creía.

Ador era un sitio silencioso.

Edición Nro. 626 - Salvaguardar el arte
(4 de mayo al 10 de mayo de 2013)