Léster Vila Pereira

Cuba
ARTÍCULOS del Autor:

Recuerdo que cuando era niño, sentarme a las seis de la tarde frente al KRIM 218 de mi casa era un rito inviolable. Uno llegaba de la escuela y se olvidaba de las tareas del día, de cualquier responsabilidad, porque por delante, en la pantalla de televisor ruso, teníamos una hora de dibujos animados o, lo que es lo mismo, de muñequitos.

Edición Nro. 641 - Tavariches de la nostalgia
(17 de agosto al 23 de agosto de 2013)