Lisandro Otero

La Habana, Cuba (4 de Junio de 1932) - La Habana, Cuba (3 de Enero de 2008)

Novelista, diplomático y periodista cubano. Nació en La Habana el 4 de junio de 1932 y falleció en la Habana el 3 de enero del 2008. Fue alumno de la Escuela de Periodismo y Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana. Entre 1954 y 1956 estudió literatura en La Sorbona. Participó en la lucha clandestina contra el régimen de Batista. Después del triunfo de la Revolución fue nombrado director general de la municipalidad de La Habana. Fue jefe de redacción del periódico Revolución. Ocupó el cargo de secretario de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, para el que fue elegido en su Primer Congreso en 1961. Fue director de la revista Cuba. Fue merecedor del premio, en la categoría novela, Casa de las Américas de 1963 con La situación. En 1965 fue mención en el Concurso Biblioteca Breve de la Editorial Seix Barral de Barcelona, con su novela Pasión de Urbino. En 1966 ocupó la vicepresidencia del Consejo Nacional de Cultura. Desde el año siguiente y hasta 1968 dirigió Revolución y Cultura, su órgano de difusión. Fue consejero cultural de la Embajada de Cuba en Chile, Rusia y Gran Bretaña. Autor del libreto de la comedia musical El solar, llevada al cine y al ballet. Publicó más de 20 títulos en los diferentes géneros: novela, ensayo, testimonio y periodismo. Fue reconocido con: el Premio Nacional de Periodismo de Cuba, la Órden Félix Elmuza, las medallas Combatiente de la Lucha Clandestina y la conmemorativa del trigésimo aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba. Asimismo, se le otorgó la Orden Nacional al Mérito, concedida por el gobierno francés, y el Premio Nacional de Periodismo, otorgado por el Club de Periodistas de México. Hasta su muerte presidió La Academia Cubana de la Lengua, fue miembro correspondiente de la Real Academia Española y de la Academia norteamericana de la lengua. Premio de la Crítica Literaria por Temporadas de Ángeles, 1983 Árbol de la vida, 1992 Premio Nacional de Periodismo Cultural, 2006.

ARTÍCULOS del Autor:

Alejo Carpentier confesó a un periodista que de no haber sido quien era, le habría gustado ser Fred Astaire. Curiosa meta la del Gran Maestro de las letras hispanas: trocar la pluma por los trenzados finísimos de los pies y las cabriolas elegantes del bailarín.

Edición Nro. 742 - Antón Arrufat
(22 de agosto al 28 de agosto de 2015)
La ardiente locura

En el Quijote hay tres aportes esenciales a la cultura contemporánea: la maduración de un lenguaje, hasta entonces crudo y rudimentario, el asentamiento de innovaciones técnicas en la narrativa —que serán ampliamente usadas en la novela moderna—, y la consolidación del mito del héroe en búsqueda de una utopía.

Edición Nro. 738 - Don Quijote: El andar de un caballero
(25 de julio al 31 de julio de 2015)
Resumen del año 2005
Edición Nro. 243 - Razones de escritura
(31 de diciembre al 6 de enero de 2006)