Regina Rossié

La Habana, Cuba
ARTÍCULOS del Autor:

Era una sombrilla rota, sucia, vieja… que lloraba su inutilidad en un rincón.

Entre risas entró la niña al cuarto de desahogo para jugar con su muñeca.

—¡Corre, Marisela linda, que está lloviendo! ¡Cuánta agua! Menos mal que tenemos aquí nuestra linda sombrilla rosada de flores amarillas y encajes dorados. ¡Qué linda nuestra sombrilla!

Era una sombrilla rota, sucia, vieja…

Edición Nro. 620 - A la media rueda de pan y canela
(23 de marzo al 29 de marzo de 2013)