Al pueblo de China

Me llena de satisfacción pensar que el legendario pueblo chino, de milenaria cultura, tendrá a su alcance las modestas ideas contenidas en este libro. Ello se debe a la gentileza del Instituto de Estudios Latinoamericanos y la Editorial de Ciencias Sociales, adscritos a la Academia de Ciencias Sociales de China, al traducir a ese rico idioma el volumen Cien Horas con Fidel, en las que respondo las preguntas del periodista francés Ignacio Ramonet.

José Martí, nuestro Héroe Nacional, mientras se enfrentaba al dominio colonial español, hace casi 120 años en un libro dirigido a niños y adolescentes, habló de un emperador chino que al proclamar su victoria exclamó: "¡Cuando no hay libertad en la tierra, todo el mundo debe salir a buscarla a caballo!"

La historia de Cuba es testigo de la firme convicción con que los chinos tenían arraigado el sentido de la libertad. La participación heroica en nuestra guerra de independencia de muchos ciudadanos chinos —que llegaron engañados a la colonia española en Cuba bajo la forma de contratos promovidos por Inglaterra, que entonces por razones mercantilistas y de competencia quería sustituir la esclavitud africana por la esclavitud china— se sumó a los elevados conceptos que teníamos de China los cubanos, que derramamos nuestra propia sangre desde 1868. Gonzalo de Quesada, amigo entrañable de Martí, lo afirmó en una breve y rotunda expresión: "No hubo un chino cubano desertor. No hubo un chino cubano traidor".

A mediados del siglo XX, las revoluciones sociales que tuvieron lugar, primero en China y más tarde en Cuba, hermanaron para el futuro a nuestros dos pueblos en la misma trinchera de lucha por el socialismo.

A sólo 86 años de la fundación de su Partido Comunista y 57 de la proclamación de la República Popular, China se ha convertido en el principal motor de la economía mundial.

Cuba, por su parte, en una distante latitud, ha resistido sin doblegarse casi 50 años de agresiones y férreo bloqueo económico de los Estados Unidos, la más poderosa potencia imperialista que conoce la historia. Si Cuba ha sido capaz de organizar su resistencia, ello se debe no sólo a su patriotismo, sino también a la amplia solidaridad y el apoyo que recibió de otros pueblos revolucionarios del mundo, entre ellos la entrañable República Popular China.

Nuestros destinos se entrelazan en un mundo en que la fuerza y la unipolaridad habrá que enfrentarlas con sabiduría y multipolaridad.

Con China hay que contar en el panorama mundial del siglo XXI, y muchos de los grandes desafíos de la humanidad no tendrán solución sin su activa y cardinal participación.

Por esas razones esenciales, concedemos excepcional importancia a esta entrega editorial, que permitirá a lectores y estudiosos dentro de la gran nación china disponer de una mayor información sobre la historia de nuestra región latinoamericana y los acontecimientos de gran repercusión internacional que se desarrollaron o tienen lugar hoy en este hemisferio. Numerosos y complejos son los temas que abarcan las preguntas formuladas por el periodista francés durante largas conversaciones sostenidas entre 2003 y 2005, sin tener idea de que mis respuestas engendrarían este libro.

Ramonet, activista y militante del movimiento mundial de lucha contra la globalización neoliberal, plantea con transparencia en su introducción aquellas cosas con las que, desde su punto de vista de intelectual europeo, puede no estar de acuerdo con nosotros los cubanos. Esos señalamientos aparecen textualmente en la edición española y en la primera edición cubana.

Publicadas ya la edición española y la primera cubana en idioma español, que habían visto la luz sin que antes dispusiera yo de la oportunidad de revisar la transcripción de la entrevista, me hice el compromiso de realizar con el propio Ramonet una completa y minuciosa revisión del extenso material, parte del cual estaba grabado o filmado y otra procedía de breves notas tomadas rápidamente a mano en largos viajes aéreos o utilizando otros medios de transporte por tierra. Me encontraba inmerso en esa ineludible e importante tarea y en otras actividades de las múltiples que exige nuestra lucha cuando enfermé, a fines de julio del 2006. Mientras me atendían en el hospital, y durante semanas enteras, dediqué el tiempo a revisar todas las respuestas, párrafo por párrafo, acerca de los principales episodios señalados en ellas.

La segunda edición cubana fue publicada un mes y algunos días después con motivo de la celebración en La Habana de la Décimocuarta Cumbre de Países No Alineados, en septiembre. El texto entregado a Ramonet aumentó 80 páginas, entre ellas las dedicadas a las cartas intercambiadas con el Primer Ministro soviético Nikita Jruschov durante la Crisis de Octubre de 1962 y con el Presidente iraquí Saddam Hussein a raíz de la ocupación de Kuwait en 1990, y el relato dramático de los pasos dados por Cuba durante el fallido golpe de Estado en Venezuela en abril de 2002.

En la perenne búsqueda de ofrecer una información más amplia y exacta, ya convaleciente, dediqué varias semanas a la preparación de la tercera edición, a fin de obsequiarla a muchos amigos que el 2 de diciembre de 2006 vendrían a Cuba para celebrar mi 80 cumpleaños, ocurrido casi cuatro meses antes, el 13 de agosto de ese año. Al texto se incorporaron nuevas precisiones de estilo y contenido, y respuestas a nuevas preguntas especialmente formuladas por el periodista Ignacio Ramonet para la edición francesa del libro.

El lector chino podrá apreciar que algunas de las ideas expuestas estaban en pleno desarrollo cuando a lo largo de varios años me hicieron las preguntas, ninguna de las cuales eludí responder. En la actualidad cuento con mucha más información y he dispuesto de tiempo para meditar y profundizar sobre aquellos temas.

Es un honor adicional que la publicación se realice en fecha próxima al Primero de Octubre, con motivo del Aniversario 58 de la Proclamación de la Revolución y la Independencia chinas, fruto de la extraordinaria proeza militar y revolucionaria de un pueblo al que siempre admiré por su laboriosidad, inteligencia y heroísmo.

Fidel Castro Ruz

Septiembre 12 del 2007

Martes, 11 de Marzo de 2008 (05:00 am)

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato