El cochero azul (libro)

La esquina de los encuentros

Aquella noche la rana Casilda tuvo una discusión con su marido en la casita de paja donde vivían, porque ella se negaba a cocinar. Casilda quería salir para escuchar los cuentos que cada noche hacían los payasos, los andarines y el Pipisigallo, en la antigua quinta de Cantel.

—Mira, Rufino —porfiaba Casilda, poniéndose sus argollas de oro y bien envuelta en su chal—: ya es hora de que las mujeres se liberen. Soy progresista y reclamo mis derechos. Hoy no cocinaré.

Edición Nro. 654 - Con los ojos de la esperanza (16 de noviembre al 22 de noviembre de 2013)
Distribuir contenido