Esther Díaz Llanillo

Estudio de caso

Esther Díaz Llanillo • La Habana, Cuba

Ya que estamos aquí reunidos, me parece oportuno presentarles un caso curioso que seguramente será de su interés:

Era una tarde radiante, de ésas que inspiran caminar por las calles del Vedado o por el Malecón habanero. Yo estaba en mi consultorio con un compulsivo deseo de salir a estirar las piernas cuando llegó el último paciente.

Edición Nro. 712 - La charanga eterna (10 de enero al 16 de enero de 2015)

S.O.S.

La expectativa de vida en la isla ya había alcanzado los cien años y aún se anhelaba una mayor longevidad, es decir: rebasar los ciento cincuenta. El precepto fundamental para lograrlo provenía de un antiguo ideal: «Mens sana in corpore sano».

Edición Nro. 670 - Participación: el pretexto para conjugar el verbo compartir (15 de marzo al 21 de marzo de 2014)

La cita

Esther Díaz Llanillo • La Habana, Cuba

Dalia se miró en el espejo, la imagen del otro lado le corroboró su edad: más allá de los 60, sin embargo, no se sentía vieja.

Su cuerpo —el de la mujer del espejo— dejaba algo que desear. Pero ella no se daba por vencida: “Quizá si una liposucción o un oportuno estiramiento facial con un leve toque detrás de las orejas...” (Hizo la prueba por sí misma y sus labios parecieron sonreírle desde la biselada luna).

Edición Nro. 636 - El canto memorable de Colibrí (13 de julio al 19 de julio de 2013)
Distribuir contenido