Grabado

Marcel Molina en la Bienal: Espacio para meditar(se)

Antonio Enrique González • La Habana, Cuba

El joven y multipremiado grabador cubano Marcel Molina [1] delata una suerte de obsesión —que no obcecación— creativa casi monotemática, emplazada desde su primera muestra personal, intitulada La raíz que no florece [2]: el intenso impacto sociocultural que la abrupta cesación de casi 80 centrales azucareros en Cuba, a inicios del siglo XXI, tuvo en las comunidades (bateyes) adjuntas e interdependientes de tales instalaciones.

Edición Nro. 730 - Traspasos escénicos (23 de mayo al 29 de mayo de 2015)

Espacios para meditar

• La Habana, Cuba