Juan Arrondo

Juan Arrondo: un bohemio por excelencia

Josefina Ortega • La Habana, Cuba

Lo cuenta su hermana Dalila. Cada mañana hasta su muerte, venía a mi casa, tomaba café, se fumaba un cigarro y me tarareaba lo que había compuesto la noche anterior. “La letra de sus canciones es bonita y fina”. Él mismo me contó que un día se quejó al maestro Adolfo Guzmán de su falta de conocimientos musicales y que entonces este le dijo: “No importa que no sepas de música, tú la llevas por dentro”.

Edición Nro. 662 - El empeño útil (18 de enero al 24 de enero de 2014)
Distribuir contenido