La Crónica.

Ganas de tatoo-arte

Aracelys Avilés Suárez • Holguin, Cuba

Eran alrededor de las dos de la tarde cuando los tatuadores comenzaron a delimitar su espacio con una cuerda en medio del Centro de Arte de Holguín. El recuadro, muy parecido a un ring de boxeo, no sobrepasa los tres metros cuadrados y es ideal para mantener a raya a los espectadores, a los curiosos —que no son pocos— y permite, por tanto, una mejor claridad y concentración a los artistas que laboran allí dentro.

Edición Nro. 703 -

Manuel Moreno Fraginals (1 de noviembre al 7 de noviembre de 2014)

Distribuir contenido