Lino Novás Calvo

Pedro Blanco el Negrero

Con el lugre cargado y cinco tripulantes traidores a sus órdenes, Pedro se vio capitán por primera vez. Ninguno de los tripulantes conocía bastante el mar ni tenía antecedentes que les hicieran temer a aquel capitán joven y sin oficiales. La docena de criaturas negras en la cala era también un peligro. Podían unirse a los tripulantes si estos se sublevaban o propagar alguna enfermedad. Pedro tenía que hacer allí de todos los oficios.

Edición Nro. 639 - Adiós a un maestro de maestros (3 de agosto al 9 de agosto de 2013)
Distribuir contenido